El gobernador de Texas, Greg Abbott, autorizó el miércoles a que Danny Bible recibiera una inyección letal en la cárcel de Huntsville, luego de estar 39 años detenido en Houston.

Bible, cuando solo tenía 27 años, mató a Inez Deaton, de 20 años, en mayo de 1979, pero recién confesó el crimen en 1998. El asesino conoció a la víctima porque era amiga del primo. Esa era solo la punta de un ovillo que, detrás, escondía a un asesino serial.

En Texas también mató a su cuñada, Tracy Powers, al bebé de ella, Justin, y a su amiga, Pam Hudging, que vivían en una casa de Dallas.

Bible no se detuvo. En Montana, en 1984, violó a una chica de 11 años y secuestró a una mujer. En Luisiana, en 1998, abusó de otra mujer, la metió en una bolsa y la abandonó en un hotel. El hombre pasó de un estado a otro hasta ser arrestado.

Un tribunal de Texas lo condenó a muerte en 2003 por su primer asesinato, pero recién quince años después fue llevado a la sala de inyección letal. Finalmente, a las 18.32 del miércoles recibió la pena capital.

 

Fuente:TNMundo