Familiares, amigos y vecinos de Marcela Quiroga pintaron una estrella amarilla en la esquina de San Martín y Telles Meneses, encrucijada donde la joven madre perdió la vida de manera violenta el pasado 16 de junio.

El dolor se apoderó de la esquina que desde hace un tiempo se ha convertido en el escenario de un número significativo de siniestros viales.

Mientras las autoridades “se toman el tiempo” de analizar las opciones para mejorar la infraestructura del sitio, quedó impresa en el asfalto la estrella amarilla como símbolo de la tragedia y como una manera de generar conciencia vial.

Marcela, que tenía 46 años, murió cuando iba en moto a su trabajo luego de ser colisionada por un Volkswagen Gol que circulaba a toda velocidad, al mando de Mariano Encinas(26). Dicho sujeto manejaba alcoholizado y se escapó del lugar, motivo por el cual fue imputado por homicidio culposo agravado.