El tenista suizo se impuso en tres sets y cerró una competencia para el recuerdo. A los 35 años, sigue vigente.

Una verdadera leyenda viviente del tenis. Cada día que pasa, Roger Federer es más gigante y demuestra por qué es el número 1 de todos los tiempos.

Esta mañana, el suizo aplastó a Marin Cilic y conquistó su octavo título de Wimbledon, el Gran Slam número 19 para su vitrina personal.

El suizo se impuso en parciales de 6-3, 6-1 y 6-4, para cerrar un torneo perfecto en el que no dejó escapar ni un solo set. Así, volvió a dejar en claro que pese a tener 35 años sigue más que vigente: se convirtió en el tenista más viejo en ganar el torneo del All England Club en la era profesional.

Este es su segundo Grand Slam en lo que va de la temporada, luego de haberse quedad con el Abierto de Australia.

La última vez que Federer había festejado en Wimbledon fue en 2012. Con esta victoria, rompió el empate a siete títulos con el estadounidense Pete Sampras.

 

Fuente: tn.com.ar/deportes

www.ciudadanosur.com.ar