Otro brutal femicidio se registró en la provincia del Chaco. Un efectivo de seguridad mató a tiros a su esposa, baleó al novio, y luego se quitó la vida. Es el octavo caso registrado en lo que va del 2019.

El hecho ocurrió el pasado sábado en la ciudad de Resistencia. Según fuentes judiciales, de acuerdo a las primeras investigaciones, la mujer recibió dos impactos de bala cuando se interpuso en la línea de fuego para evitar que actual pareja fuera herido.

De acuerdo con la información policial, todo comenzó cuando Carlos Barrios (27), oficial principal de Drogas Peligrosas de la policía chaqueña, salió de la dependencia cerca de las 5 horas del sábado y se dirigió a la casa del cabo Héctor Luis Fernández (29), quien era compañero de trabajo y se había retirado horas antes.

Al llegar a la vivienda situada en el barrio Villa Palermo II, en la zona sur de Resistencia,Barrios sorprendió al cabo con su ex esposa y madre de sus dos hijos, identificada por las fuentes como Mabel Quiróz (27), también miembro de la policía provincial.

Ante esta situación, Barrios disparó contra el otro policía, al momento en que Quiróz se interpuso con aparentes intenciones de evitar que su novio sea herido, y recibió al menos dos tiros, uno de ellos en la cabeza, que le causaron la muerte al poco tiempo.

Por su parte el cabo Fernández fue herido de tres balazos -dos en un hombro y el restante en una mano- aunque logró escapar y refugiarse en la casa de su padre, ubicada a pocos metros. Instantes después del ataque, el agresor se pegó un tiro en la cabeza con su arma reglamentaria y murió.

La mujer baleada llegó a ser auxiliada y trasladada al hospital Julio C. Perrando, aunque murió debido a la gravedad de las lesiones que sufrió en la cabeza y en el tórax.

El hecho es investigado por la fiscal chaqueña Ana González de Pacce, quien aguardaba que el policía que sobrevivió al ataque declare como testigo, al tempo que dispuso los peritajes y actuaciones de rigor, a cargo de efectivos de la comisaría séptima, con jurisdicción en la zona. Además, la fiscal procuraba establecer si el atacante ya había sido denunciado por violencia de género por la víctima. Testigos del episodio aseguraron que se escucharon alrededor de 10 detonaciones; también afirmaron que Barrios y Quiróz se habían separado hace un tiempo.

Fuente: www.infobae.com