La propuesta de ley postula la creación de un “programa de guardianes” voluntarios.

Fue una de las primeras reacciones del presidente Donald Trump tras la masacre en la secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, que terminó con 17 personas muertos. Ahora es una ley que espera la promulgación del gobernador: ayer, los legisladores del estado de Florida aprobaron armar a personal escolar y a algunos maestros y restringir el acceso a las armas.

El mandatario de Estados Unidos había justificado su decisión en la urgencia del momento. Trump aseguraba que si un profesor tiene un arma puede detener a un agresor al instante, mientras que si se espera la llegada de los equipos de emergencia esos minutos pueden ser letales.

Anoche, tras una estrecha victoria en el Senado, la “ley de seguridad pública Marjory Stoneman Douglas” fue aprobada con 67 votos a favor y 50 en contra. Aún debe ser firmada por el gobernador Rick Scott y el republicano no dijo si se opondrá a su partido y vetará la medida, dado que no estaba de acuerdo.

El debate sobre el control de armas fue promovido por los estudiantes de Parkland, al norte de Florida, que lanzaron un día después del ataque el movimiento #NeverAgain para exigir a los políticos que enfrenten el problema de los tiroteos masivos.

Los cambios impulsados
La propuesta de ley postula la creación de un “programa de guardianes” voluntarios destinado a “prevenir o abatir incidentes de atacantes activos en instituciones educativas”. Esto significa que, tras un entrenamiento en el manejo de armas y ciertos estudios psicológicos, los empleados de la escuela que así lo deseen pueden armarse.

Los maestros que trabajan solamente en las aulas no pueden participar, pero están excluidos de esa prohibición aquellos maestros que a la vez sean militares o tengan experiencia como agentes de la ley.

Además, le ley eleva de 18 a 21 la edad mínima para comprar armas, prohíbe los “bump stocks” (unos dispositivos que permiten a los fusiles semiautomáticos disparar ráfagas) y busca intensificar la detección de problemas psicológicos que puedan derivar en un tiroteo masivo.

En menos de dos años, Florida vivió tres tiroteos masivos: uno en Orlando, donde murieron 49 personas; otro en el aeropuerto de Fort Lauderdale, donde fallecieron 5; y el último en Parkland.

La ley 7026 no prohíbe la compraventa de rifles semiautomáticos AR-15, algo que pidieron, llorando, los activistas contra las armas.

La voz de los familiares de las víctimas
Andrew Pollack, quien perdió a su hija Meadow de 18 años en la matanza de la secundaria Marjory Stoneman Douglas, y Ryan Petty, cuya hija Alania de 14 años también murió en el tiroteo, dijeron que la propuesta de ley contiene suficientes aspectos positivos y por lo tanto debía ser aprobada.

“Se requiere hacer más, y es importante que el país esté unido de la misma forma que las 17 familias se unieron en respaldo a este proyecto de ley. La vida de mi preciosa hija Meadow fue tomada, y no hay nada que yo pueda hacer para cambiar eso, pero no se equivoquen, soy un padre y estoy en una misión. Estoy en una misión para asegurarme en ser el último papá en la historia que lee una declaración de este tipo”, dijo Pollack tras la votación.

34 cargos
El presunto autor de la masacre en una escuela secundaria de Florida fue acusado ayer formalmente de 34 cargos.

Nikolas Cruz, de 19 años, quien está detenido desde el día del tiroteo, fue imputado de 17 cargos por asesinato premeditado en primer grado y el mismo número por intento de homicidio. De salir culpable por los primeros, se enfrentaría a la pena de muerte.

Por su parte, la defensa de Cruz planteó la posibilidad de aceptar la culpabilidad si la Fiscalía descarta la solicitud de pena de muerte y permite una sentencia a cadena perpetua para el joven.

 

Fuente: www.lanacion.com.ar

www.ciudadanosur.com.ar