Después de lo que fue una alocada victoria en el Gran Premio de Alemania el fin de semana pasado, Lewis Hamilton volvió al escalón más alto del podio en Hungría, pero de una manera contundente gracias al gran rendimiento de su Mercedes. Así, el británico se aseguró llegar al receso de verano con una buena diferencia sobre Sebastian Vettel en el campeonato.

En los primeros instantes del Gran Premio, Ferrari intentó poner a uno de sus dos pilotos en medio de los Mercedes, pero no pudo. Vettel doblegó a Kimi Raikkonen para adueñarse de la tercera colocación.

El alemán de Ferrari realizó un plan de carrera diferente al de Hamilton, Bottas y Raikkonen, y comenzó con neumáticos blandos mientras sus rivales directos lo hicieron con ultrablandos.

Kimi fue el primero que cambió neumáticos en la vuelta 15 y calzó los blandos, una vuelta más tarde lo hizo Bottas con la misma estrategia. Hamilton estiró su detención hasta el giro 25, lo que le dio la chance a Vettel de ser el líder.

Ferrari apostó por sacar mayor diferencia contra los Mercedes y prolongó la detención de Sebastian Vettel que finalmente fue en la vuelta 42. El plan le hubiera permitido volver a pista en la segunda colocación, por delante de Bottas, pero perdió tiempo en la colocación del neumático delantero izquierdo y arruinó la parada en boxes de la casa de Maranello.

Este error condenó a Vettel a estar detrás de Bottas, sin embargo, el alemán no se dio por vencido y aprovechó que montó neumáticos ultrablandos para presionar al finlandés de la casa alemana.

El cuatro veces campeón del mundo de Ferrari tuvo la oportunidad de quedar segundo en la vuelta 65 en una maniobra por la parte externa del circuito. Valtteri Bottas intentó responder por el sector interno, pero al no encontrar espacio golpeó la parte trasera de la Ferrari y dañó su propio alerón delantero. Esta situación también fue aprovechada por Raikkonen quien avanzó al tercer sitio.

Con una diferencia de 22 segundos, Vettel no le quedó otra que mantener a Kimi Raikkonen detrás de él.

Los problemas para Bottas no terminaron allí, ya que ante el daño en su alerón delantero Daniel Ricciardo intentó el sobrepaso, pero fue víctima de un contacto. El australiano salió del circuito, pero regresó y mantuvo la quinta posición.

Los comisarios ordenaron una investigación por el incidente. Ante el temor de ser sancionados, Mercedes le ordenó a Bottas darle el puesto a Ricciardo. El finlandés aceptó la orden y en el último giro cedió el cuarto sitio al de Red Bull Racing, con lo que Bottas cerró con la quinta plaza.

Finalmente fue victoria de Hamilton, seguido por Vettel, Raikkonen, Ricciardo y Valtteri Bottas. En el campeonato, el británico lidera con 213 unidades, seguido por Vettel con 189 y Raikkonen con 146.

La próxima fecha de la Fórmula 1 será el 26 de agosto en el Gran Premio de Bélgica en Spa Francorchamps.

 

 

Fuente:www.clarín.com