Los gobiernos de Francia, España y Reino Unido fueron los primeros de Europa en reconocer a Juan Guaidó como «presidente encargado» de Venezuela, en medio de la crisis política, económica y social que atraviesa el país liderado por el chavistaNicolás Maduro.

Las potencias europeas tomaron esta medida en cumplimiento del ultimátum que habían dispuesto para que Maduro convocara a elecciones en ocho días. Vencido ese plazo reconocieron al dirigente de la oposición como «presidente encargado», como se autoproclamó el pasado 23 de enero el titular de la Asamblea Nacional. También lo reconocieron Austria, Suecia, Dinamarca y Letonia.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, dijo que Guaidó «tiene la legitimidad para organizar elecciones presidenciales». Además dejó la puerta abierta a un reconocimiento de parte la Unión Europea. «Nos pondremos en relación con nuestros colegas europeos para reformular este pedido y hacer que se cree un grupo de contacto para acompañar la transición, para que se pueda hacer, con los países europeos que quieran unirse», afirmó.

En la misma línea, el presidente del Gobierno de España Pedro Sánchez señaló que el objetivo es que Guaidó convoque elecciones presidenciales «en el menor plazo de tiempo posible». En una breve declaración en el Palacio de la Moncloa dijo que tiene la intención de promover en la ONU y en la UE un «plan de ayuda humanitaria para paliar urgentemente la grave situación que se vive en Venezuela». «Quien está sufriendo las consecuencias del conflicto y del régimen de Maduro es el pueblo de Venezuela», afirmó.