En tono autocrítico y apuntando a los casos que sacudieron a la Iglesia, el papa Francisco denunció los abusos sexuales a menores como «una de las plagas de nuestro tiempo» y los calificó de «crimen vil», en un discurso al cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano.

«No puedo callar ante una de las plagas de nuestro tiempo, que por desgracia ha visto implicados también a varios miembros del clero. El abuso contra los menores de edad es uno de los peores y más viles crímenes posibles», afirmó el papa.

«Destruye inexorablemente lo mejor que la vida humana reserva para un inocente, causando daños irreparables para el resto de su existencia», subrayó Francisco.

El Sumo Pontífice aseguró que «la Santa Sede y toda la Iglesia están trabajando para combatir y prevenir tales crímenes y su ocultamiento, para averiguar la verdad de los hechos que implican a eclesiásticos y para hacer justicia a los niños que han sufrido violencia sexual, agravada por el abuso de poder y de conciencia».

Recordó que el próximo febrero convocó en el Vaticano una reunión con los episcopados de todo el mundo para abordar este problema y dijo que el encuentro «pretende cumplir un paso más en el camino de la Iglesia para arrojar luz sobre los hechos y aliviar las heridas causadas por esos delitos».

Críticas a la violencia contra la mujer

«Ante el flagelo del abuso físico y psicológico causado a las mujeres, es urgente volver a encontrar formas de relaciones justas y equilibradas, basadas en el respeto y el reconocimiento mutuos, en las que cada uno pueda expresar su identidad de manera auténtica», señaló.

Sin embargo, mostró su reticencia a lo que calificó de «la promoción de algunas formas de indiferenciación», pues «corre el riesgo de desnaturalizar el ser hombre o mujer».

Alerta por el resurgir de los nacionalismos y populismos

El papa Francisco expresó también su preocupación por el resurgir de tendencias populistas y nacionalistas en las relaciones internacionales, algunas de las cuáles «evocan el periodo de entreguerras», en un discurso dirigido al cuerpo diplomático acreditado ante el Vaticano.

«La comunidad internacional y el sistema multilateral en su conjunto, están atravesando momentos de dificultad, con el resurgir de tendencias nacionalistas que minan la vocación de las organizaciones internacionales de ser un espacio de diálogo y encuentro para todos los países», afirmó el papa.

«Algunas de estas actitudes evocan el periodo de entreguerras, en el que las tendencias populistas y nacionalistas prevalecieron sobre la acción de la Sociedad de Naciones», agregó. Señaló que «la reaparición de corrientes semejantes está debilitando progresivamente el sistema multilateral».

 

Fuente: TNMundo