Mientras avanza la investigación de la Inspección General de Seguridad (asuntos internos) por una denuncia que pesa sobre una uniformada acusada de vender estupefacientes en Salto de las Rosas, las autoridades tomaron la decisión de apartarla del cargo mientras se esclarece la situación.

A la joven auxiliar, de 23 años y de apellido Balmaceda, le retiraron el arma y la placa, hasta tanto se tengan mayores datos de la grave acusación que pesa sobre ella.

Fue la propia madre de la policía quien realizó la denuncia, luego de ser golpeada por su ex pareja (y padre de la denunciada) en su casa de Cañada Seca.

Todo comenzó la semana pasada con un caso de violencia de género. La mujer dijo que estaba en su vivienda cuando arribó su ex marido con quien discutió fuertemente. Fue allí donde el hombre la golpeó ferozmente e incluso la amenazó con un arma de fuego.

Esta señora realizó la denuncia correspondiente ante la Unidad Fiscal de Violencia de Género. En ese contexto habría señalado que su ex pareja la golpeó luego de recriminarle sobre el comportamiento de la hija de ambos (auxiliar de Policía). Sucede que, según esa exposición, la joven vendería drogas en el distrito.

La mujer habría indicado que su hija comercializa estupefacientes junto a un novio, incluso estando uniformada.