Se terminó el misterio. Finalmente se confirmó lo que se sospechó desde el primer minuto, pero que por prudencia no se pudo ventilar. “Gabriela Ivana Rodríguez simuló el secuestro de su hijo para exigirle a su ex pareja una suma determinada de dinero”, tituló el Fiscal Federal Federico Baquioni, quien conversó ampliamente con El Ciudadano Sur.

El funcionario judicial aseguró que el caso que conmovió a todo el departamento, el pasado 8 de junio, “fue armado por la madre del chico. Nunca fue un secuestro, sino que Rodríguez planificó todo”.

El fiscal explicó: “Entre las cosas que fueron determinantes fue que, extrañamente, el niño no concurrió ese día a la escuela y aunque no hemos podido saber en qué lugar estuvo, estoy convencido que todo el tiempo permaneció con gente del entorno de la madre. Además, el niño apareció en la casa de un amiguito, lo cual es raro que los supuestos secuestradores supieran sobre ese domicilio”.

Lo que terminó por sepultar el montaje de Rodríguez fue que “el número registrado en el teléfono de la mujer, de donde supuestamente se hizo el llamado, fue de un locutorio de la tercera cuadra de Hipólito Yrigoyen. Ahí pudimos comprobar, por las cámaras del banco Supervielle, que la mujer entró al locutorio y se llamó ella misma”.

Baquioni cree que todo se trató de algo armado por la ex policía para sacarle plata a su ex marido (padre del chiquito). “Esto se debe investigar como extorsión en grado de tentativa, por eso es que pasamos la causa para que la investigue la Justicia de la provincia”.

El fiscal también solicitó la intervención del Juzgado de Familia, teniendo en cuenta la vulneración de los derechos del niño.

Una vez más, Gabriela Rodríguez es noticia. Hace un par de años, mientras era policía, robó la casa de cambio Santiago. Antes de eso, había estado involucrada en estafas a compañeros de trabajo. Ahora, no tuvo escrúpulo para involucrar a su propio hijo.

Mientras tanto, la Justicia la viene tratando demasiado bien.

Silvio Barroso