Tiene 19 años y apareció ahorcada en una casa donde se suponía que cuidaba a cinco chicos.

Un grupo de jóvenes cercanos a Ayelén Roldán, la embarazada de 19 años que apareció ahorcada en una casa de Glew, tiraron piedras, incendiaron gomas y quemaron al menos tres autos a metros de la comisaría 7 de esa localidad, furiosos porque la Justicia no tiene detenidos ni les dio datos sobre el caso. Hay cuatro detenidos.

El caos generado por un grupo de amigos, vecinos y allegados a Ayelén frente a la comisaría 7a de Almirante Brown comenzó a las 17.24 y duró apenas unos 20 minutos pero dejó la cuadra de Alem al 600, en Glew, como si fuera una zona de guerra.

Lo que le pasó a Ayelén Roldán entre el lunes a la noche y la madrugada del martes pasado es un misterio. Embarazada de 6 meses, apareció ahorcada con un cable en el interior de una casa de Glew donde se suponía que cuidaba a cinco chicos mientras sus papás salían.

Antes de los incidentes, la familia de Ayelén y el papá del bebé que llevaba en el vientre denunciaron ante las cámaras de TN que la pareja dueña de casa estuvo involucrada en el crimen y mostraron su descontento con el curso de la investigación.

“No entiendo por qué los soltaron”, dijo el padre de Ayelén ante TN sobre la pareja que contrató a la chica para que, supuestamente, cuide a sus chicos. También se quejaron porque no les dieron información en estos dos días que pasaron desde el homicidio.

El homicidio se descubrió el martes a las 5, cuando los padres de los cinco chicos regresaron a su casa, ubicada en Flemming 3550 de Glew, según consta en la denuncia policial.

Según las fuentes, ellos la habían llamado para que cuidara a sus hijos porque tenían que salir. “Declararon que fueron a buscar a una tercera persona para formar un trío, y dieron datos precisos de donde estuvieron”. Y agregaron: fue corroborado lo que dijeron.

Los familiares de Ayelén no creen esa versión y denuncian que la mataron en un juego sexual y, mostraron su descontento porque no entienden por qué la pareja está libre. Ante esto, vecinos y allegados comenzaron a tirar piedras frente a la comisaría 7 de Glew. Todo se desmadró a las 17.24: incendiaron gomas primero, luego autos.

El padre, la madre, la hermana y la pareja de Ayelén no participaron de los incidentes frente a la seccional.

Darío Giménez, que trabaja en un supermercado de la cuadra donde está la comisaría 7, contó a TN que junto a 7 compañeros están “encerrados en el local” y que la situación los asustó por lo que la mayoría de los comercios “cerraron sus puertas”.

A los 20 minutos, cuando llegó la Infantería -y con la ayuda de la Policía Local- dispersaron a los agresores, detuvieron a dos mayores y a dos menores; y dispersaron al resto. Más tarde, los bomberos comenzaron a apagar las llamas.

 

Fuente: www.clarin.com

www.ciudadanosur.com.ar