BUDAPEST.- «¿De River o de Boca?», es lo primero que dijo, sonriente, Gianni Infantino, presidente de la FIFA, ante el saludo en castellano de LA NACION, en el Gran Salón de Baile del Hotel Corinthia. La mayor autoridad de la máxima entidad del fútbol participó de una charla en el marco de los «AIPS Sport Media Awards», el mayor galardón en la industria de los medios deportivos, entregado por la Asociación Internacional de Prensa Deportiva (AIPS). Claro que en medio de un marco de cordialidad y en el que se refirió -durante una hora- a distintos temas del fútbol mundial, a Infantino se le endureció el semblante al ser consultado sobre la designación de Mauricio Macri en la Fundación FIFA, lo que generó el rechazo de dirigentes de clubes del fútbol nacional.

«¡Aaahhh, hombre! No entiendo cómo se pueden hacer problemas por esta designación. La Fundación es muy positiva, es algo muy positivo que [Macri] esté allí. No entiendo que haya problemas por eso. En Argentina siempre hay problemas», le expresó, en perfecto español y con cierto fastidio, Infantino a LA NACION, antes de marcharse del hotel de la capital de Hungría. «El avión no espera, me tengo que marchar. Disculpa», fue lo último que señaló Infantino, antes de subirse a un automóvil rumbo al aeropuerto de la ciudad.

La charla/entrevista con Infantino fue realizada por el periodista italiano Gianni Merlo, presidente de la Asociación Internacional de Prensa Deportiva. A continuación, algunos temas de los que habló el dirigente de la FIFA:

  • «Qatar será un país que estará listo para el Mundial antes que ningún otro. Será un evento fantástico, un cambio de juego para el mundo también porque la gente irá a Qatar y verá que muchos de los prejuicios que tenemos para el mundo árabe no tienen razones para existir».
  • «Para 2030 respetaré la voluntad de la gente. Si quieren ser más abiertos, lo investigaremos. Para mí, cuantos más postulantes tengamos, más feliz soy [en referencia a la rotación para la organización de la Copa Mundial 2030]».
  • «El racismo es un problema en el fútbol y el primer paso para resolverlo es reconocer que hay un problema y discutirlo. Es normal escuchar que la sociedad tiene corrupción y racismo, pero es nuestra responsabilidad abordar esto, educar. Al final del día, si nuestro deporte se está volviendo más agresivo, tenemos que ver cómo se educa a nuestros hijos y tenemos que invertir en educación».
  • «Los incidentes racistas ocurren en los países más sofisticados de Europa, por lo que no es difícil identificar a las personas que estaban actuando de manera racista y deben estar fuera de los estadios de por vida. Las sanciones no solo serán por prohibiciones para ir a los estadios, sino también por delitos y la gente comenzará a pensar en estas cosas antes de actuar mal».
  • «El arreglo de partidos es una actividad criminal, por eso necesitamos la ayuda de los gobiernos. El dinero que se usa para arreglar partidos y el dinero que se gana se usa para el tráfico de drogas, la prostitución, por lo que es un problema de la sociedad».
  • «Tuvimos la Copa del Mundo femenina más exitosa en Francia y muchas por primera vez se dieron cuenta de que es un deporte real, no es aburrido, no es lento y los estadios vibraban con los partidos».
  • «Tengo cuatro hijas, cuando regreso a casa tengo mucha presión, 5-1. Si no apoyo el fútbol femenino. Bromas aparte, es hora de comportarse en el fútbol con igualdad de género dentro y fuera de la cancha, en las salas de reuniones, en la gerencia. Pero por ahora no es suficiente».

Fuente: www.lanación.com