El partido revancha del duelo decisivo se suspendió en el Club Alvear por un enfrentamiento entre las hinchadas.

El partido revancha de la final de la Copa Argentina del futsal femenino en el Club Alvear de Parque Avellaneda entre San Lorenzo y Huracán se suspendió por serios incidentes entre las hinchadas de ambos equipos.

Habían pasado 2 minutos y 22 segundos del segundo tiempo del partido que el Ciclón y el Globo empataban 1-1 (la ida había sido para las de Boedo por 2-0) cuando empezaron las corridas detrás del arco que defendían las de Parque de los Patricios y donde se encontraba su público.

Empezaron las corridas, los empujones y los forcejeos. Pero el momento máximo de tensión fue cuando se escucharon detonaciones que provenían de la Avenida Directorio, donde se habría generado otro enfrentamiento con palos y piedras.

Según las primeras versiones, algunos hinchas de San Lorenzo se habrían infiltrado en la tribuna donde estaba la gente de Huracán e intentaron robar algunas banderas de la hinchada del Globo.

En el futsal habitualmente la seguridad es mínima. Es un deporte que convoca a familias y gente del barrio, y aunque generalmente se genera un clima caliente, pocas veces pasa a mayores. En Alvear, eran escasos los efectivos policiales a cargo de la seguridad de los 1.500 espectadores que acudieron al gimnasio de Parque Avellaneda. Y todo terminó de la peor manera. Incluso en las redes sociales la gente que estuvo en la cancha informó que hubo algunos heridos leves con golpes y cortes.

En la ida, el sábado, también en Alvear no había habido problemas y la gente de ambos clubes hasta compartió algunos sectores y hasta ingresaron y salieron por el mismo lugar. Esta vez, la organización fue similar y aunque ingresaron por accesos separados, en el gimnasio casi no hubo división para las parcialidades.

“Es algo increíble. Veníamos a jugarla como una final, con las dos hinchadas. Esto le hace muy mal al deporte y a nosotras. Jugué 19 finales y nunca pasó esto, ni que hubiera tanta gente ni que vinieran barras. Nunca pensamos que iba a haber este lío. Es un bajón, es muy triste”, le dijo Eliana Medina, capitana de San Lorenzo, a La Cicloneta (AM 1070 Radio El Mundo).

Fuente: Clarín