El ex delantero admitió que todavía le cuesta aceptar algo que hizo el actual capitán de la Selección.

Gabriel Omar Batistuta consiguió (casi) todo lo que se propuso durante su carrera como futbolista. Fue campeón en la Argentina (con River, en 1990), en Italia (de la Serie B, con la Fiorentina, y de la Serie A, con la Roma), se consagró con la Selección en dos Copas América (Chile 1991 y Ecuador 1993) y fue goleador por donde pisó. Ah, y con la camiseta nacional, además, disputó tres Mundiales. Pero no hay dudas de que el tipo siempre fue un inconformista.

Y la prueba la dio cuando estuvo de invitado a PH, Podemos Hablar, el programa que conduce Andy Kusnetzoff por Telefé. Ahí, entre charlas sobre la actualidad y algunas risas, el conductor le preguntó si le había molestado que Lionel Messi le quitara el título de máximo goleador de la Selección. Y al Bati la cara se le transformó.

“¿Si me jodió que Messi me sacar el récord?”, repreguntó el ex delantero. Y arrancó: “Un poco, sí. Bastante, no un poco. Era un título que yo tenía, no es cualquier cosa. Vas por el mundo y dicen ‘es el máximo goleador de la Selección Argentina'”, reconoció Gabriel Omar. Y aunque algunos de los otros invitados amagaron con reírse, rápidamente se dieron cuenta de que lo suyo iba en serio.

Hasta el 2016, de hecho, Batistuta ostentaba la potestad de ser quien más veces había festejado con la camiseta de la Selección. Un romance único y muy especial. Si bien debutó en un amistoso contra Brasil, su primer partido oficial fue el 8 de julio de 1991, contra Venezuela, por la Copa América de ese año. Y esa misma noche metió sus primeros dos goles. Es más, mientras el equipo dirigido por Alfio Basile se quedaba con el título, el santafesino también se coronaba como el máximo goleador del torneo con 6 tantos.

Su certeza frente al arco rival lo llevó a convertirse casi en una leyenda. Pero todo cambió con la irrupción de un Lionel Messi acostumbrado a aniquilar récords. Y el de máximo goleador de la Selección, obvio, también cayó en sus redes. ¿Cuándo? Fue el 21 de junio del 2016. Ese día, en un encuentro válido por la Copa América Centenario, el crack del Barcelona la metió de tiro libre ante Estados Unidos, llegó a los 55 goles y, así, dejó atrás a Bati.

Claro que Messi no se quedó ahí. Desde aquel día hasta hoy, la cuenta de Leo con la pilcha de la Selección ya llegó a los 61. Y, lógico, nadie sabe hasta dónde puede estirarse. Y eso, al menos, es lo único que reconforta a Batistuta. “Lionel va a tener el doble de los que hice yo. Y es increíble”, reconoció. Y ya más tranquilo, agregó: “La ventaja que tengo es que vengo después del extraterrestre, ja, ja, ja”.

 

Fuente: www.clarin.com/deportes

www.ciudadanosur.com.ar