El entrenador de River se llevó varias incógnitas del empate en el Monumental; sobre los cambios, apuntó a la necesidad de regular esfuerzos.

¿Cómo pasó? ¿Por qué se escapó un triunfo que parecía sentenciado? En la cabeza de Marcelo Gallardo , no hay respuestas para esas preguntas. Y no se las guardó, sino que fueron incógnitas que el DT expresó tras el empate 2-2 con Atlético Tucumán . “Fue algo rarísimo: de tener el control absoluto, estar ganando 2-0 y poder hacer uno o dos goles más, nos empatan y casi lo perdemos. Es un partido de esos en los que perdés puntos y te preguntás cómo y de qué manera nos pasó. Servirá para lo que viene”, atinó a explicar en medio de una cierta incredulidad.

“No es lo mismo cambiar un once en su totalidad que hacer algunos retoques. Hoy volvimos a cambiar a todos los jugadores y el equipo funcionó bastante bien hasta los últimos 20 minutos. Pero no sabemos de qué manera, cuando teníamos un partido controlado y jugando bien tras convertir dos goles, querer seguir teniendo ocasiones nos jugó una mala pasada. Apostar a hacer el tercer o cuarto gol, nos costó dos puntos”, agregó Gallardo, incluyendo varios interrogantes que, a pocos minutos del final del juego, todavía no tenían respuestas.

Es difícil encontrar una rápida explicación a las elecciones del Muñeco durante el partido. Pese a que el primer tiempo le costó, en el inicio del complemento la formación alternativa se afianzó, marcó dos goles y tuvo otras cuatro situaciones de gol en una ráfaga que se expandió entre los 5 y los 11 minutos. Pero, justo después del descuento de Rodríguez a los 20, los ingresos de Pity Martínez y Nacho Fernández en lugar de De La Cruz y Borré le complicaron la noche a River , perdiendo profunidad y permitiéndole a los tucumanos adelantar líneas, atacar más fácil casi sin buscarlo y aprovechar los contragolpes.

“Estaba previsto que De La Cruz jugara 60 minutos. Le costó el primer tiempo, pero estaba jugando un buen segundo tiempo cuando salió. Decidí sacarlo para no correr riesgos físicos. De la misma manera, también estaba previsto que jugaran Pity Martínez y Nacho Fernández, porque ambos no lo venían haciendo, uno por expulsión y otro por lesión”, sentenció el entrenador sobre los cambios.

Nuevamente, Gallardo apuntó a la necesidad de regular cargas físicas de cara a un fin de mes intenso y decisivo: “Este fue el primero de los cinco partidos que tenemos por delante, y tres son decisivos: Atlanta por Copa Argentina y la semifinal con Lanús por la Libertadores. La idea en los partidos del campeonato es sumar puntos, pero hay que gestionar esfuerzos. Tuvimos inconvenientes físicos y hay que tener cuidado”.

 

Fuente: www.lanacion.com.ar

www.ciudadanosur.com.ar