La reciente llegada de LeBron James a Los Ángeles generó conmoción en el mundo de la NBA. Pero lejos de dormirse en los laureles y perder el tiempo viendo cómo el ex Cleveland arma y desarma a su antojo la nueva versión de los Lakers para la temporada que viene, Golden State Warriors cerró un acuerdo con el pívot estrella DeMarcus Cousins y consolidó aún más su fabulosa plantilla.

Cousins, quien el 26 de enero pasado sufrió una seria lesión en su tendón de Aquiles izquierdo, firmaría los próximos días un contrato de un año de duración por 5,3 millones de dólares que le permitirá integrar una alineación titular que bien podría ser el quinteto inicial de un equipo del All Star de la Conferencia Oeste.

Cuando se recupere de su lesión, algo que se estima recién para fines de este año o principios de 2019, el jugador de 27 años se unirá a los varias veces campeones Kevin Durant, Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green.

La sorpresiva llegada del ex New Orleans al vigente campeón provocó la reacción de los aficionados de otros equipos, quienes acusan a los Warriors de “romper” la liga al juntar a tantas estrellas en una sola franquicia y dejar sin esperanzas al resto de los competidores. Incluso, algunos jugadores como Enes Kanter, pivot de New York Knicks, le apuntaron al comisionado Adam Silver por permitirle a los de California concretar semejantes incorporaciones.

En 48 juegos con los New Orleans Pelicans la temporada pasada, Cousins promedió 25.2 puntos, 12.9 rebotes y 5.4 asistencias por partido.

En una de esas pocas presentaciones en las que pudo estar presente antes de la grave lesión que lo marginó de la actividad, Cousins protagonizó durante un choque ante Golden State un violento enfrentamiento con Kevin Durant.

En aquel partido que se jugó el 4 de diciembre de 2017 y que ganaron los Warriors por 125 a 115, Cousins y Durant tuvieron un fuerte encontronazo que finalizó con la expulsión de ambos. Enojado por la situación, Cousins quiso continuar la pelea en los pasillos del estadio y fue retenido por varios guardias de seguridad cuando se dirigía al vestuario visitante en busca de su rival. Ahora, ambos intentarán juntos conseguir el tricampeonato para el equipo comandado por el entrenador Steve Kerr.

Los Angeles Lakers, que acordaron un contrato de cuatro años y 154 millones con el agente libre LeBron James el domingo y recientemente cerraron las incorporaciones de Lance Stephenson, Javaal McGee y Rajon Rondo, también intentaron atraer a Cousins al sur de California, pero no pudieron ante la tentadora oferta de Golden State, que más allá del dinero, puede ofrecerle a los jugadores la gran oportunidad de conseguir un soñado anillo de campeón.

Fuente: www.clarin.com