El concejal del PJ Darío Barandalla explicó que tienen esta idea debido al escaso recurso hídrico con el que se cuenta.

“Donde haya un árbol que haya cumplido su ciclo vegetativo y haya que erradicarlo, la idea es empezar a colocar plantas o vegetales que no necesiten tanta agua ya que desde hace 5 años se ha complicado el tema del recurso hídrico”, señaló.

La idea sería volver a plantar forestales que requieren muy poca agua: por ejemplo en las rutas nacionales que conducen a la ciudad de Mendoza en la década del 90 se plantaron algarrobo, caldén o aguaribay.

“Ahí la vegetación es hermosa, por lo que habría que hacer algo similar en parques, rutas, veredas y en las zonas urbanas tanto de ciudad como de distritos”, exclamó.

Joaquín Paulina

www.ciudadanosur.com.ar