Una reunión «cumbre» entre funcionarios bonaerenses y dirigentes de Juntos por el Cambio podría comenzar a destrabar la ley impositiva impulsada por el gobernador Axel Kicillof, postergada por falta de acuerdo y que el oficialismo espera tratar este miércoles en la Cámara de Diputados provincial.

Según pudo saber LA NACION, funcionarios del gobierno bonaerense, como el jefe de gabinete y mano derecha de Kicillof, Carlos Bianco, la vicegobernadora Verónica Magario y la legisladora Teresa García acordaron reunirse hoy con dirigentes de la oposición -el intendente de Lanús Néstor Grindetti y los referentes legislativos de Juntos por el Cambio, el senador Juan Pablo Allan y el diputado Maxi Abad- para intentar limar asperezas y conseguir el apoyo a la medida.

Entre otras iniciativas, el proyecto propone subir hasta un 75% las tasas inmobiliarias urbana y rural, aumentos de alícuotas de Ingresos Brutos y una quita de ingresos a municipios en concepto de patentes de automóviles. «Es una reunión política, en la que ellos van a tener que bajar algunas banderas y nosotros también, en pos de un acuerdo», resumió a la nacion un alto dirigente del macrismo en la provincia, al tanto de las negociaciones con el sucesor de María Eugenia Vidal.

En la mesa de Juntos por el Cambio, que se reunirá hoy antes de encontrarse con los funcionarios provinciales, acordaron no ceder en la exclusión de buena parte del millón de bonaerenses «de clase media» que estarían incluidos en el impuesto. Y, a cambio, aceptarían la aplicación del incremento para unos 200 propietarios rurales de grandes extensiones de tierra. Hay, en principio, consenso, y la idea es «no permitir» una suba del 75% en ningún caso.

La CC-ARI, de Elisa Carrió (su legislador Andrés De Leo también estará en la reunión), es la que sostiene las posiciones más duras en contra de la norma, mientras que Pro y sobre todo los intendentes radicales se muestran dispuestos a apoyarla con algunos cambios. «La ley tiene que salir, tiene que ser consensuada, no hay margen para decir que la provincia puede estar sin presupuesto», afirmó ayer el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, en declaraciones radiales.

Contactos

Posse, a quien responde parte de un bloque de cinco legisladores escindido de Juntos por el Cambio compartido con el monzoísmo, fue uno de los 60 intendentes opositores que se reunieron con Kicillof la semana pasada, cuando se habló «en general» de la ley impositiva y quedaron claras las posturas de cada sector.

En Pro, donde llevan la voz cantante los jefes comunales Diego Valenzuela (Tres de Febrero) y Jorge Macri (Vicente López), insistieron en la crítica a la suba de Ingresos Brutos en puertos como Mar del Plata, Campana y Bahía Blanca, tres municipios que gobierna Juntos por el Cambio. «Planteamos varios puntos, y mañana [por hoy] vamos a avanzar todo lo que podamos», expresó uno de los jefes comunales que dialoga con funcionarios de Kicillof.

El oficialismo bonaerense, en tanto, pidió «responsabilidad» a los legisladores opositores para que den quórum y, de ese modo, faciliten el tratamiento de la ley. «Le vamos a pedir a la oposición de buena fe que venga a debatir al Congreso. Tendremos las reuniones que tengamos que tener para poder discutir y que el miércoles podamos tener la ley, porque la provincia necesita tener una ley impositiva», expresó el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín.

«Nuestra esperanza y expectativa es que en un marco de unidad de todo el arco político de la provincia, podamos tener esta ley, que es importante para la provincia y para los municipios», aseveró Otermín. Reconoció que hoy habrá reuniones «con los presidentes de los bloques» opositores para intentar aprobar la norma pasado mañana, al menos en la Cámara baja.

En la oposición anticipan que habría cambios en el Senado bonaerense, donde la oposición es mayoría. «Es probable que se apruebe en Diputados, que luego le hagamos cambios en el Senado, y se convierta en ley cuando vuelva a la Cámara baja», anticipó un dirigente de Juntos por el Cambio.

«Los que endeudaron a la provincia y convalidaron aumentos descomunales de la luz, el gas, y el agua, ahora están puestos en paladines de la defensa en contra de los aumentos», chicaneó Otermín, uno de los referentes del Frente de Todos que buscará hoy el acuerdo.

 

Fuente: www.lanación.com