Luego del anuncio del Gobierno Nacional relacionado con el impuesto al vino, la Provincia tomó la decisión de no ir sola en esta contienda y es por eso que se abroqueló con San Juan para que la protesta tenga más potencia. Al fin y al cabo, era casi un mandato social la unión, dado que ambas son parte del mismo problema.

Lejos de quedarse estático luego de semejante baldazo de agua fría, teniendo en cuenta que son socios políticos con la Nación, Cornejo dio instrucciones precisas para dar batalla.

El ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, y el  ministro de Producción y Desarrollo Económico de la provincia de San Juan, Andrés Díaz Cano, se reunieron  para coordinar estrategias que mitiguen el impacto.

El funcionario mendocino señaló al respecto que se está preparando la documentación que se llevará a Buenos Aires para que vean el impacto que puede tener este impuesto en nuestra región. “Nos están aportando documentación técnica con distintas propuestas para poder abordar el tema”, explicó Kerchner.

En tanto que Díaz Cano detalló que desde San Juan se sorprendieron por el proyecto y “por eso nos hemos contactado con Mendoza, para buscar alguna alternativa de solución a todo esto. Hay que dialogar, consensuar y trabajar principalmente con los distintos ministerios de la Nación para que revean esta postura”.

Asimismo, Kerchner adelantó que quieren una reunión urgente con el nuevo ministro de la Producción del gobierno de Mauricio Macri, al tiempo que aclaró que “hasta que no esté firmado el proyecto vamos a seguir peleando”.