Emir Félix, luego de recorrer algunas zonas de Monte Comán aseguró sin tapujos, en relación a los incendios, que “la situación es grave” y que las personas que están combatiendo el fuego “están agotadas”.

Las llamas están cerca del pueblo y el viento complica el panorama, situación que genera un doble esfuerzo por parte de los brigadistas.

El Intendente expresó que “hemos priorizado no perder vidas; esperamos que pare el viento, poniendo todos los recursos sobre la ruta 171 que une Monte Comán con Real del Padre”. 

El jefe comunal añadió después que “los recursos humanos se nos van agotando, la gente está muy cansada”.

Desde el Ejecutivo municipal señalaron que se están limpiando banquinas tratando de que el fuego no se cruce hacia el oeste, ya que los campos de esa zona tienen una cantidad de yuyos y malezas más que importante.

A los focos de los campos de Monte Comán y Real del Padre, se sumaron ayer los de Soitué. En tal sentido, Félix no dudó en afirmar que “es difícil controlar el fuego”.