Ante la proximidad del Día del Niño, los narcotraficantes planearon llevar la droga oculta en juguetes. Sin embargo, la maniobra no funcionó. La policía los apresó durante un control que se instaló en las calles adyacentes a los galpones donde funcionan empresas que transportan encomiendas, en Barracas.

Según informaron fuentes de la Policía Federal, el vehículo en el que circulaban ambos sospechosos fue interceptado en la esquina de Toll y Pedriel. Al revisar el Chevrolet Corsa los uniformados hallaron una importante cantidad de juguetes usados. Esos artículos infantiles eran utilizados para esconder el transporte de 20 kilogramos de cocaína.

Ambos sospechosos, uno de nacionalidad argentina y el otro ciudadano boliviano, habían retirado los juguetes de uno de los camiones que realiza la ruta del noroeste argentino. Los juguetes estaban distribuidos en cuatro encomiendas.

A los policías les llamó la atención la procedencia de las encomiendas y el hecho de que los juguetes eran usados. Entonces, ante la sospecha de que hubiera droga oculta en los paquetes, los efectivos pidieron autorización al Juzgado Federal N°4, a cargo del magistrado Ariel Lijo.

Cuando tuvieron la autorización del juez, los policías revisaron el vehículo con un escáner. Así hallaron veinte paquetes con sustancias orgánicas, ocultos en una decena de juguetes. Tras concretarse la prueba con reactivos químicos, se confirmó que se trataba de veinte kilogramos de cocaína. Entonces, los policías apresaron a los dos narcos y secuestraron el vehículo. Anoche, los investigadores revisaban los celulares de ambos sospechosos para tratar de identificar al resto de la banda.

 

Fuente:www.lanación.com