La Justicia tiene en sus manos un caso relacionado con el «ejercicio del arte de curar sin la debida autorización». Se trata de un médico que trabaja en el hospital Regional de Malargüe, quien está acusado de ejercer como pediatra sin tener la matrícula correspondiente.

En tal sentido, por mandato de la Fiscalía Correccional del vecino departamento, personal de la Unidad Investigativa procedió a realizar una medida en el nosocomio. Allí se secuestró el legajo personal y sellos del mismo.

De acuerdo a información oficial el hombre, de 62 años y de nacionalidad boliviana, sería médico clínico y odontólogo, pero no tendría la especialidad en pediatría.

La causa recién comienza y la Justicia está reuniendo documentación relacionada con las matriculas del imputado.

Por ahora, no hay comunicado de parte del Ministerio de Salud.