El Ejército israelí lanzó este martes una operación militar para destruir varios túneles que se infiltraban en su territorio desde el Líbano, de los que responsabiliza al grupo terrorista chiita Hezbollah.

“Las Fuerzas de Defensa de Israel han lanzado la operación ‘Escudo del Norte’, para exponer y frustrar túneles de ataque transfronterizos excavados por la organización terrorista Hezbollah del Líbano a Israel”, anunció el portavoz militar teniente coronelJonathan Conricus a un grupo de periodistas.

Tras la guerra con el Líbano de 2006, explicó, “Hezbollah empezó a desarrollar extensiva infraestructura subterránea y lanzó en 2012 la operación denominada ‘Conquistando la Galilea”.

Dos años más tarde, Israel detectó que el grupo terrorista chiita “compartía información con Hamás”, el movimiento islamista palestino que gobierna en Gaza, que también desarrolló una potente infraestructura subterránea en las fronteras de la Franja con Israel y Egipto, por lo que intensificó los controles.

Se puso en marcha entonces una fuerza conjunta del Comando Norte, el Cuerpo de Combate de Ingenieros, la Administración de Desarrollo de Armas e Infraestructura y la Inteligencia militar para detectar la amenaza de túneles de ataque en la divisoria con Líbano, la denominada “línea azul”.

Conricus señaló que los subterráneos suponen “una patente violación de la soberanía israelí” y son “una prueba de la indiferencia de la organización terrorista Hezbollah frente a las resoluciones de la ONU, especialmente la 1701″.

Las actividades de la milicia chiita, aseguró, se llevan a cabo “desde pueblos y viviendas civiles en el sur del Líbano”, lo que “pone en peligro a la población libanesa de la zona, además de a los ciudadanos israelíes” al otro lado de la divisoria.

Si bien los túneles (cuyo número declinó precisar el portavoz más allá de señalar que son “varios” y “más de uno”) penetraban en territorio israelí, fueron descubiertos “antes de estar operativos” y no suponían ninguna amenaza inminente para la población civil israelí.

Conricus considera que los túneles descubiertos son una muestra más del “atrincheramiento de Irán en la región” y denunció que “esta violación se suma a muchas otras llevadas a cabo (por Hezbollah) desde 2016, financiadas con dinero y conocimiento iraní”.

El Ejército ha aumentando su presencia y alerta en el Comando Norte y ha declarado “zona militar cerrada” varias áreas cerca de la divisoria, en concreto en el área de Metula.

Sin embargo, no se han dado instrucciones especiales a los civiles israelíes y la intención es que estos puedan continuar con su rutina diaria.

Fuente: www.infobae.com