El jugador cada vez tiene menos minutos en el equipo de Valverde y pedirá un traspaso.

Javier Mascherano no quiere acostumbrarse a ser suplente. En el Barcelona cada vez juega menos y considera que su etapa en el equipo catalán está agotada. Por eso, los próximos días serán clave en la vida del jugador de la Selección argentina, que podría pegar el portazo a final de temporada.

El diario Sport, uno de los más importantes de la prensa española, explica que desde que llegó el Jefecito al equipo, nunca había jugado tan poco tras los 11 primeros partidos de temporada. El nuevo técnico, Javier Valverde, le dio continuidad en la saga a Gerard Piqué y el francés Umtiti, relegando al argentino al banco de suplentes.

Masche ya dejó en claro tras la victoria ante Ecuador que después del Mundial se retirará de la albiceleste. Aunque, aún le da vueltas que es lo que va a hacer con su carrera. “Si llego a Rusia, ahí será el final. Eso lo tengo claro”, declaró en zona mixta.

En lo que va de temporada, el zaguero acumula 450 minutos en 11 partidos, su registro más bajo desde que fichó por el Barça en 2010. En otras temporadas, el argentino ya sumaba 800 o 900 minutos a estas alturas.

Por último, la prensa española señala que Mascherano lleva varios años coqueteando con un cambio de aire y éste tiene muchos números de producirse en junio de 2018. Su voluntad está clara, pero el mercado también jugará un papel importante. Antes de regresar a Argentina y formarse como entrenador, el santafecino se ve con pilas suficientes como para afrontar una última aventura en Europa.

¿Dónde? Las opciones son varias, pero el ’14’ culé priorizará aspectos familiares a los estrictamente deportivos. Si no recibiera ninguna oferta que se adapte mínimamente a lo que busca, el argentino tampoco descarta cumplir el año de contrato que le resta e irse en junio de 2019, momento en que tendrá 35 años recién cumplidos”, concluyen.

 

Fuente: tn.com.ar/deportes

www.ciudadanosur.com.ar