La única sobreviviente del rescate realizado por la ONG española Open Arms declaró ayer que policías libios les habían pegado a ella y a sus acompañantes. Su testimonio podría reforzar la denuncia de la organización humanitaria según la cual la guardia costera libia había abandonado a dos mujeres y un niño en el mar tras hundir su embarcación.

“Hemos estado en el mar dos días y dos noches”, contó Josefa al medio italiano Internazionale mientras se recuperaba de hipotermia y deshidratación. Según pudo relatar, no recordaba ni desde dónde habían zarpado ni sabía dónde estaban sus compañeros de viaje, pero sí lo que había pasado después: “Llegaron unos policías libios y se pusieron a pegarnos”.

Josefa, camerunesa de 40 años, explicó que había escapado de su país porque el marido le pegaba a causa de que no podía tener hijos. El día de ayer todavía no podía decir mucho, indicó la periodista a bordo del barco de Open Arms, pero lo que sí repetía una y otra vez era que no quería que la lleven a Libia. Los voluntarios la tranquilizaban diciéndole que estaba a salvo y que pronto estaría en Europa, informó Internazionale. 

El portavoz de las Fuerzas Navales libias, Ayub Qacem, negó las acusaciones de la ONG. “Nuestro equipo trabajó con profesionalidad y de acuerdo con las normas internacionales para salvar vidas en el mar y una periodista de la cadena alemana N-TV, a bordo del buque, fue testigo”, afirmó. “No forma parte de nuestra religión ni de nuestra ética dejar una vida humana en el mar”, aseguró Qacem, antes de añadir: “todo lo que está sucediendo es por culpa de los traficantes y de la presencia de estas organizaciones irresponsables y no gubernamentales”. 

El barco Open Arms ahora solicita a los países europeos que permitan desembarcar a Josefa y los cuerpos del niño y de la mujer que aún no pudieron ser identificados. “Hemos tenido que llamar a España, nuestro Estado de bandera, luego a los libios, luego a los italianos”, explicó al medio italiano Marc Reig, comandante del Open Arms, pero ninguno le habilitó el desembarque aún.  

 

Fuente:www.pagina12.com