Su palabra siempre es escuchada en el Mundo Boca​. Pero en estos últimos tiempos en que los nubarrones poblaron el cielo del club, luego de una nueva eliminación ante River que dejó en la cornisa a Gustavo Alfaro, la opinión de Juan Román Riquelme es especialmente valorada. En ese sentido, apareció con una confesión inesperada: «Yo creo que no me hubiese animado a jugar este partido», aseguró en una entrevista con Fox Sports. Y en cuanto a las elecciones en Boca, dejó una definición contundente: «No soy oficialista ni opositor. Estoy cansado de verlos disputándose el poder». Y después subió la apuesta: «Si hay unión, puedo pensar en ser presidente».

Por ahora, el ídolo de Boca se prepara para volver, al menos por un rato, a deleitar a sus hinchas en el partido homenaje. «Para mí va a ser maravilloso volver a entrar a la Bombonera», comentóPero consultado sobre si hubiera querido jugar los últimos Superclásicos, explicó: «Agradezco a los jugadores que jugaron a la semifinal. Sufro en mi casa, y sufro cuando River nos gana, pero yo no me hubiese animado a jugar estos partidos. Me ponía en lugar de ellos y hay mucha presión».

Sin haberse expresado en los medios, el nombre de Román viene de estar presente en las noticias por los tironeos a su alrededor en medio de un contexto de clima político al rojo vivo. Boca renueva autoridades en diciembre y todos los candidatos quieren tenerlo de su lado. A su vez, todos habían negado gestiones en ese sentido, pero quedó claro que las negociaciones estaban en el ambiente.

«A mí me pone contento que todos me quieran tener con ellos. Pero yo no soy el caballito de ninguno. No soy el pollo de ninguno», afirmó. Román hizo un llamamiento contundente a la unidad en el club: «Yo no soy oficialista ni opositor. Es hora de demostrar que Boca está por encima de todo. Estoy cansado de verlos disputándose el poder», disparó.

Por si cabía alguna duda sobre los destinatarios de su mensaje, Román después hizo nombres. «¿Angelici qué es? ¿Gribaudo? ¿Beraldi? ¿Royco? ¿Ameal? Todos estuvieron juntos en el oficialismo, entonces pueden volver a juntarse». Y Román dejó después una definición que el tiempo dirá qué peso tiene en el futuro de Boca: «Si hay unión, puedo pensar en ser presidente».

En cuanto a la posibilidad de sumarse después de las elecciones a algún proyecto, Román aseveró: «Yo los voy a recibir a todos. Pero estoy pidiendo que todos estemos apoyando a nuestro club. Somos bosteros y vamos a morir bosteros».

En cuando a su partido homenaje, contó que su preparación es intensa y habló de su ilusión para esta gran cita del 12 de diciembre. «Me divierte prepararme para el partido homenaje. Jugar a la pelota me divierte y estoy entrenándome todos los días», confesó.

Sobre el gran momento de River, afirmó que no le molesta que juegue la final de la Libertadores. «Está bien, juega bien. Y bueno, hizo un gol más que nosotros. No jugó mejor que nosotros… Jugó mejor en River y ganó bien. Después nosotros le ganamos bien en Boca. Y de nuevo, les agradezco a los muchachos que se animaron a jugar ese partido, que tenía una enorme presión». Pero en cuanto a las comparaciones, se mantuvo en su elección histórica: «(Marcelo) Gallardo es un genio, pero (Carlos) Bianchi es el mejor».

La labor de Gustavo Alfaro también estuvo en la mirada de Riquelme. «Si uno va a buscar a Alfaro -puntualizó-, tiene que saber cómo juega Alfaro. Y el equipo juega como juegan los de él. Entonces no lo podemos criticar si juega bien o mal. Él estuvo muy cerca de conseguir igualar la serie con River jugando como él lo siente».

Riquelme opinó también que las expectativas alrededor del equipo se vuelven desmedidas en algunos casos. «Creo que nos malacostumbramos con la Copa Libertadores. Cada vez que se empieza a jugar, parecería que es lo único que se juega en el club. Guillermo estuvo mucho tiempo y a veces nos olvidamos de que nos dio dos torneos locales», remarcó.

Un candidato salió a respaldarlo

“Me provoca una profunda alegría que Román pida la unidad de todos. Es por lo que vengo reclamando y trabajando desde hace varios meses. Que Riquelme sea la unidad en Boca. No es tiempo de vanidades. El que tenga que ser, que sea; y el resto que acompañe desde donde le toque. Es lo que necesitamos”, afirmó César Martucci, uno de los candidatos a presidente del club. Y fue más allá: «Román debe elegir el lugar desde donde quiera aportar. Que él decida el rol que más le guste y que más cómodo lo haga sentir. Después, todos los que vivimos la vida política de Boca tenemos la responsabilidad de acompañarlo».

 

Fuente: www.clarín.com