“Está destrozado. Lloró toda la noche y no pudo dormir”. Una persona cercana a Juan Fernando Quintero le sintetizó con esas palabras a Clarín lo que está viviendo el colombiano, que en el mejor momento de su carrera recibió un golpe duro, inesperado. Eran días difíciles para Juanfer. Había quedado muy afectado por la muerte de su abuelo, a quien fue a despedir a Medellín hace un poco más de dos semanas. Y esa situación, tal vez, haya influido en su pequeño bajón futbolístico en River.

Este domingo, en el clásico contra Independiente, su nivel había vuelto a subir tras un buen primer tiempo. Pero a los 11 minutos del segundo tiempo no pudo seguir. Quedó tendido en el suelo luego de trabar con Fabricio Bustos mientras intentaba pasar entre el lateral derecho de Independiente y Pablo Hernández. Se fue rengueando, escoltado por el médico del plantel, Pedro Hansing, y el kinesiólogo,Jorge Bombicino. Horas más tarde, tras los estudios en la clínica Rossi de Belgrano se confirmó que se había roto los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda.

Es un golpe durísimo para Juanfer, quien estaba en un gran momento y ya se rumoreaba que en junio podía llegar a emigrar al fútbol europeo para tener una revancha (hace unos años jugó en Porto de Portugal). También Carlos Queiroz, el entrenador de Colombia le iba a confiar la conducción de su equipo.

De hecho, Juanfer estaba convocado e iba a ser titular en la gira de su Selección por Corea y Japón en la doble jornada FIFA.

Es un golpe duro también para River, que no podrá contar entre 6 y 8 meses con su jugador más talentoso, que fue clave en la obtención de la Copa Libertadores del año pasado. Solo basta con recordar su gol a Boca en el Santiago Bernabéu. En menos de tres meses el equipo de Marcelo Gallardo perdió a tres jugadores importantes. Al Pity Martínez, quien se fue al Atlanta de Estados Unidos, a Exequiel Palacios, quien se fracturó el peroné derecho y ahora a Juanfer.

La idea del cuerpo médico es comenzar rápidamente con la recuperación del colombiano de 26 años, nacido en Medellín. Lo van a operar entre jueves y sábado y después arrancará con la rehabilitación y establecerán los plazos correspondientes para ver cuándo puede darse el regreso. De todos modos, está claro que el zurdo se perderá el final de la Superliga, la Copa de la Liga, la final de la Recopa Sudamericana, la Copa América (con su Selección), el inicio del próximo torneo local en la Argentina y gran parte de la Copa Libertadores. Si River avanza y su recuperación es óptima, en el mejor de los casos podía estar disponible para las semifinales, que se jugarán en octubre.

¿Se podría haber evitado esta lesión? Es que en el primer tiempo, tras un cruce con Nicolás Figal, Juanfer sintió molestias. Y se fue dolorido al vestuario en el entretiempo. El dolor era en la parte externa de la rodilla izquierda, según pudo averiguar Clarín. Lo revisaron. ¿No habría sido más conveniente sacarlo en ese momento? De todos modos, él sentía que podía seguir jugando. Es difícil comprobar si ya se había roto los ligamentos en ese momento o si efectivamente la grave lesión se produjo a los 11 minutos del segundo tiempo cuando salió.

Como pasó en otras ocasiones, Marcelo Gallardo tiene nuevamente el desafío de reinventar a su equipo. Esta vez sin la presencia de Juanfer Quintero. Seguramente, el juvenil Cristian Ferreira tendrá mucha más participación de la que viene teniendo. ¿Y habrá alguna incorporación?

En la Superliga no se pueden inscribir jugadores nuevos dado que apenas quedan dos fechas. Pero sí River podría hacerlo en la Copa de la Liga (se juega entre abril y mayo), en la Copa Argentina (debuta el 17 de abril contra Argentino de Merlo en Salta) y para la final de la Recopa Sudamericana. Para la Copa Libertadores, las posibilidades de cambios en la lista de buena fe recién se abren para los octavos de final, en el segundo semestre.

En junio, River irá a la carga por algún refuerzo en ese puesto. ¿Nombres? Manuel Lanzini es siempre una tentación para repatriarlo. Pero por ahora no hay chances de que el volante ofensivo del West Ham de Inglaterra retorne, afirman desde su entorno. Por ahora… Otros nombres que estuvieron en la órbita de Gallardo y su cuerpo técnico en mercados de pases anteriores son los de Lucas Zelarayán (Tigres de México) y Oscar Romero (Shanghai Shenhua de China). Pero aún es prematuro.

Mientras, sus compañeros le enviaron mensajes para apoyarlo. Como el de Rafael Santos Borré, quien publicó una imagen de ellos dos festejando un gol y la siguiente frase: “Fuerza manito, Dios está contigo”. Los hinchas de River también inundaron las redes sociales con mensajes hacia Quintero precedidos del hashtag #FuerzaJuanFer.

Y el propio Quintero este lunes por la mañana agradeció el apoyo. “Gracias a cada uno de ustedes que se tomó el tiempo para enviarme un mensaje, una voz de aliento y de mucha fuerza !! SOLO QUIERO AGRADECER A TODOS !! Esto se cura con AMOR y FE ❤️ por qué la fuerza ya está por qué proviene de DIOS !! JFQ 10 ⚽”, escribió el colombiano en su cuenta de Twitter. Y acompañó su mensaje con la siguiente leyenda: “No te angusties por nada de lo que ayer pasaste, Dios trae un nuevo tiempo, donde te olvidarás de lo que te causó tristeza”. Una caricia para mitigar el dolor. Y para creer en que el futuro, luego de la recuperación, volverá a ser melo.

 

Fuente: www.clarín.com