A 14 años de la muerte de Paula Toledo se llevó adelante una importante juntada en el Kilómetro Cero de nuestra ciudad. Familiares, amigos, organizaciones sociales y la ciudadanía en general acompañaron a Nuri Ribotta, la mamá de la joven brutalmente asesinada el 31 de octubre de 2003. Caso que se transformó en un emblema de injusticia, no solamente en el departamento y la provincia, sino que también en el país.

Este aniversario se da en el marco de la espera por un nuevo juicio, donde se sentarán en el banquillo de los acusados Iván Gauna, Andrés Maravilla y los hermanos Víctor y Alejandro Echegaray.

En esta oportunidad, los jueces que integrarán el tribunal serán Alejandro Celeste, Néstor Murcia y Esteban Vázquez Soaje, sobre los que la sociedad tiene depositada toda la confianza, teniendo en cuenta que durante 14 años el desafortunado comportamiento de la Justicia local, en este caso, llegó a la tapa de los medios nacionales.

“Agradezco a la gente su acompañamiento. A pesar de que estoy muy cansada, sigo confiando porque son muchos los que me dan fuerza para seguir”, expresó Nuri.

 

(Fotos: gentileza Aldo Ferreyra)