Raul Juárez, el sujeto que el 22 de julio del año pasado asaltó a mano armada a un colectivero de la empresa Iselín, en la parada de la Isla del Río Diamante, está siendo juzgado en la Primera Cámara del Crimen.

El violento episodio ocurrió durante la última vuelta del recorrido Rama Caída-Cuadro Nacional.

El malviviente abordó el colectivo en la parada que está ubicada después del primer puente en dirección al sur y en segundos se apoderó del dinero de la recaudación y el teléfono del chofer.

[Not a valid template]

“Estaba con la cara cubierta, y apenas subió me apuntó con el arma en la cabeza y me dijo que le diera la plata o era boleta. En ese momento, sentí un sudor frío por la espalda”, dijo hoy en su declaración ante los jueces el colectivero, quien inmediatamente anexó que “fue impactante ver como cargó el arma, será imposible de olvidar ese ruido”.

Con el botín en la mano, Juárez se metió adentro del parque para perderse en la oscuridad.

Ese viaje tenía tres pasajeros, de los cuales uno era un policía que venía de civil que decidió no actuar para que la situación no llegara a mayores.

En la audiencia de hoy se pasó el video de la cámara de seguridad del colectivo que ilustró secamente lo que el trabajador del volante relató. Las imágenes mostraron a un individuo totalmente “sacado” y decidido a todo.

Tiene 19 años, y no se trata de un muchacho liviano. Prueba de esto es que también es uno de los integrantes de la banda que asaltó la casa del hijo de Ernesto Sanz. Incluso, de manera simultanea, también está siendo juzgado por este hecho.

Silvio Barroso