La Sala IV de Casación resolvió que la denuncia de lavado contra Báez y la de Vialidad se tramiten en dos tribunales distintos.

Las causas que investigan la corrupción kirchnerista se juzgarán por separado. La Cámara de Casación resolvió ayer que el Tribunal Oral Federal (TOF) N°2 se quede con el expediente sobre el otorgamiento de obras viales en Santa Cruz y que otro tribunal, el N° 4, tramite el caso contra Lázaro Báez por lavado de dinero. Por ahora, no germinó el “megajuicio” que muchos vaticinaban en Comodoro Py.

Los jueces de la Sala IV de la Cámara de Casación, Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Ana María Figueroa, consideraron que las dos causas deben tener juicios separados, en concordancia con el dictamen del fiscal Raúl Pleé, que dijo que de ese modo se garantizará un proceso más rápido y ágil.

El fallo de ayer, sin embargo, no necesariamente pone fin al debate. Alguna de las partes podría volver a reclamar la unificación de los juicios, un criterio que el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, ya expuso en distintos fallos en los que consideró que las operatorias de Cristina Kirchner y Lázaro Báez deben leerse como una única matriz.

La contienda
El primer caso de esta trama de corrupción en ser elevado a juicio oral fue el que investiga a Lázaro Báez por lavar unos US$60 millones vía Suiza, la llamada “ruta del dinero K”. Salió sorteado el TOF N° 9, pero luego la Corte Suprema dijo que ese tribunal no estaba habilitado y recayó en el TOF N° 4.

Luego fue elevada a juicio oral la causa de Vialidad, que investiga los contratos para construir rutas que favorecieron a Lázaro Báez en Santa Cruz. Quedó en el TOF N° 2.

Esos jueces remitieron el expediente a sus pares del TOF N° 4, al señalar que ambas causas son conexas. Pero ese tribunal no aceptó la unificación.

Así las cosas, la decisión quedó en manos de la Casación. El fiscal Pleé opinó que debe continuar interviniendo en el TOF N° 2 con el fin de agilizar las sentencias. Los jueces de la Sala IV coincidieron con su criterio y les encomendaron a ambos tribunales “imprimir celeridad al trámite de las actuaciones”.

Los dos escenarios en juego eran bien disímiles. La unificación hubiera configurado un megajuicio complejo para evaluar de una vez las operaciones que vincularon a la expresidenta con Báez, desde el otorgamiento de contratos hasta el eslabón final del lavado de dinero.

Por ahora primó un criterio de separación para garantizar resultados más rápidos. Pero ni el TOF N° 2 ni el TOF N° 4 rechazaron la conexidad entre los expedientes.

La causa de las obras viales, en tanto, ya es conexa a otros dos casos: Hotesur (que investiga el alquiler del Hotel Alto Calafate a Báez) y Los Sauces (que investiga el alquiler de inmuebles de la familia Kirchner a ese empresario y a Cristóbal López). Pero esos dos expedientes están en la etapa de instrucción.

 

Fuente: www.lanacion.com.ar

www.ciudadanosur.com.ar