Hay víctimas en Francia, Italia, Holanda, Polonia, República Checa, Lituana, Eslovaquia, Rumania, Serbia y Estonia. En Suiza, la temperatura llegó a -36°C.

Los medios británicos la apodaron “La Bestia del Este”. En Holanda se la conoce como “El Oso de Siberia”. En Suecia la bautizaron “El Cañón de nieve”. Más allá de sus múltiples nombres, lo concreto es que la ola de frío siberiano que azota a Europa ya se cobró la vida de más de 40 personas.

Hasta este miércoles, el fenómeno climático dejó el saldo provisorio de 18 muertos en Polonia -cinco solo en la última noche-, seis en República Checa, cinco en Lituania, cuatro en Francia y Eslovaquia, dos en Italia, Rumania, Serbia y Estonia, y uno en Holanda.

Las temperaturas glaciales, que se mantendrían hasta el jueves, afecta principalmente a los ‘sintecho’. Tres de ellos perecieron en Francia y en República Checa desde el viernes y dos en Italia, uno de los cuales rechazó abandonar el lugar en el que dormía al raso fuera de Milán.

Esta madrugada, el termómetro cayó hasta -21°C en las regiones montañosas de Croacia y Bosnia, -20°C en Lübeck, en el norte de Alemania, -19°C en el sur de Polonia, -18°C cerca de Lieja, en Bélgica, y -10°C en los alrededores de Londres.

En Suiza, se registró una marca de -36°C en Glattalp, a 1.850 metros da altura, un lugar deshabitado donde son frecuentes estas temperaturas extremas. En Francia, fue la madrugada más fría en lo que va del invierno boreal, con -12°C en Metz, en el noreste.

La ola polar está complicando seriamente el tráfico aéreo. Varias aerolíneas, como Aer Lingus y la “low cost” irlandesa Ryanair, decidieron cancelar sus vuelos por las condiciones climáticas adversas.

 

Fuente: www.clarin.com/mundo

www.ciudadanosur.com.ar