Con una inversión de $963.242.892, y un plazo previsto de finalización de obra de 18 meses, se reanudaron los trabajos de construcción del Centro Federal Penitenciario de Mendoza.

El edificio comenzó a construirse en el año 2011, pero por cuestiones que nunca quedaron del todo claras, quedó trunco en el 2015.

Luego de casi tres años, se reanudó la construcción y la encargada de hacerlo es la UTE conformada por Construcciones Electromecánicas del Oeste SA-OHA Construcciones SRL.

Este complejo estará destinado a procesados y condenados por la Justicia federal con asiento en Mendoza que se encuentren en establecimientos penitenciarios provinciales. En el caso de San Rafael, son alrededor de 70 las personas que están alojadas en la cárcel de nuestro departamento por estar relacionados con delitos de tipo federal.

También se ha previsto recibir en las instalaciones a los procesados y condenados por la Justicia provincial considerados de alto riesgo. Esta cárcel, ubicada en la localidad de Cacheuta, tendrá capacidad para 536 personas.

El diseño de la obra tuvo en cuenta el concepto de cárcel como un lugar de reinserción social y no de reclusión. De esta manera, se tienen previstos sectores destinados a la educación y al trabajo y sectores diferenciados para procesados y condenados.

Respecto de las instalaciones proyectadas, se destacan las de servicios de alimentación, asistencia educativa, espiritual y médica, la biblioteca, el área de recreación deportiva y cultural y los talleres laborales de producción, que incluyen la especialidad regional vitivinicultura.