Cinthia Alejandra Torres, la joven de 21 años que esta semana fue condenada por la Primera Cámara del Crimen a 3 años de prisión por incendiarle la casa a su ex novio, tiene una abultada carpeta de antecedentes.

A pesar de su corta edad, carga sobre la espalda un número importante de episodios delictivos, algunos de ellos muy violentos.

El juez Julio Bittar, en la modalidad de juicio abreviado, le impuso pena el día lunes por prenderle fuego a una vivienda de calle Suipacha al 300 de nuestra ciudad, casa donde vivía su ex pareja con el padre.

El hecho, que causó daños totales en la casa, ocurrió en julio del año pasado cuando ninguno de los dueños se encontraban en la misma.

Torres ya había sido protagonista de varios delitos, entre los que se cuentan arrebatos en la vía pública, asaltos a punta de cuchillo y robos de casas.

A principios del año pasado, a plena luz del día, le salió al cruce a una mujer que venía caminando por calle Las Heras y Maza, y luego de agredirla físicamente le sacó la cartera.

En tanto que, el 19 de marzo de 2017, de manera solitaria ingresó a una vivienda de calle Paula Albarracín y robó dinero en efectivo, varios electrodomésticos y un número importante de indumentaria y calzado. De acuerdo a lo que señala la información oficial, había logrado ingresar a la casa luego de escalar un muro de más de dos metros de altura, para luego ultrajar una de las aberturas de la vivienda.

También había sido detenida hace tres años cuando en inmediaciones de calle Suipacha y Las Heras, portando un arma blanca, atacó desde atrás a una mujer que caminaba por allí. Torres le provocó un corte en la espalda para robarle el teléfono celular.

Los hechos detallados forman parte de las veces que fue aprehendida, pero se cree que ha sido autora de otros delitos. Sin dudas, una chica para nada sencilla.