Si se confirmara la presentación de la AFIP, la compañía no podría sumar a la moratoria la deuda de $ 8000 millones que le reclama el fisco como deuda por retención indebida del impuesto a los combustibles

La Corte Suprema de Justicia aceptó tratar la presentación de la AFIP para anular el concurso de acreedores y el ingreso a la moratoria de la empresa OIL Combustibles de Cristobal López.

La decisión fue adoptada ayer por el Alto Tribunal, que estudiará el caso luego de la feria judicial que comienza la semana próxima, según informó el Centro de Información Judicial (CIJ).

“La decisión fue adoptada en el marco del recurso de queja interpuesto por la AFIP (COM 19981/2016/20/RH2 Oil Combustible S.A. s/ concurso preventivo), quien alegando la existencia de fraude concursal, pretende la nulidad del auto de apertura del concurso dictado por el juez de Chubut y convalidado por la Sala D de la Cámara Nacional Comercial”.

La AFIP denunció que el “pedido de concurso resulta una maniobra fraudulenta para eludir y dilatar el pago de una deuda de aproximadamente 8.000 millones de pesos en concepto de Impuesto a la Transferencia de Combustibles Líquidos (Ley N° 23.966)”, según el CIJ.

Este proceso le impidió a OIL ingresar a la moratoria de la AFIP que culminó en marzo último, paralela al blanqueo de capitales. Pero fuentes del Grupo Indalo indicaron a LA NACION que “así como en segunda instancia se declaró la validez del concurso, lo mismo va a ocurrir ahora y, cuando pase, entonces se podrá ingresar toda la deuda a la moratoria”.

En principio, el grupo de Cristobal López ingresó con unos cinco millones de pesos, según la fuente.

La queja de la AFIP surgió porque la Sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial revirtió la sentencia de primera instancia del fuero comercial porteño número 4, a cargo de Héctor Vitale, quien había anulado la apertura del concurso de OIL. A su vez, luego de un planteo de la AFIP, este juez se había hecho cargo del expediente luego de que se declarara la incompetencia del tribunal de Comodoro Rivadavia que había permitido el inicio del concurso.

La cámara en lo comercial ratificó la vigencia de la jurisdicción porteña, pero a la vez le dio la razón a López en cuanto a la apertura del concurso. Para la AFIP, “la nulidad de la apertura del concurso preventivo es total y absoluta por haber sido dictada por juez incompetente a partir de una maniobra fraudulenta en violación de normas de orden público, y por ende no es subsanable”, según fuentes del organismo que conduce Alberto Abad.

Si la Corte ratifica la nulidad de la apertura en concurso preventivo, “Oil combustibles podría unilateralmente desistir del pedido de concurso y la deuda firme sería exigible inmediatamente”. Si, en cambio, mantiene la presentación del concurso, el juez de primera instancia deberá decidir nuevamente si hace lugar al pedido de la empresa.

“La AFIP sostiene que esta solicitud también es una maniobra defraudatoria por no encontrarse configurados el requisito objetivo de cesación de pagos; en otras palabras el juez deberá ponderar la existencia de cesación de pagos al momento de la solicitud cual es el 30 de marzo de 2016”, explicaron en AFIP.

Si Vitale mantiene su negativa a abrir el concurso, la deuda ascendería a 8.985.830.237 de pesos.

Además, según AFIP, “los planes vigentes al momento de la solicitud perderían dicha condición, produciéndose la caducidad por la falta de ingreso de las cuotas con posterioridad al 30 de marzo de 2016 incrementando el monto anterior”. En tanto, Oil “podría presentarse nuevamente en concurso preventivo siempre no existan pedidos de quiebra previos”.

 

Fuente: www.lanacion.com.ar

www.ciudadanosur.com.ar

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail