Un alto cargo del Vaticano publicó el domingo una mordaz carta abierta acusando a un arzobispo que lanzó un ataque sin precedentes contra el papa Francisco de crear un “montaje político sin base real”.

El cardenal Marc Ouellet calificó en la detallada carta de tres páginas de “calumnia y difamación” el pedido de renuncia del papa efectuada por el arzobispo Carlo Maria Vigano por haber encubierto supuestamente un caso conducta indebida sexual por parte de un clérigo estadounidense.

Ouellet, quien dirige la poderosa Congregación para los Obispos, divulgó la carta en respuesta a la fuerte declaración del 26 de agosto realizada por Vigano en la que acusó a una larga lista de funcionarios del Vaticano y de la Iglesia de Estados Unidos de encubrir a Theodore McCarrick, de 88 años, exarzobispo de Washington, y pidió al Papa su renuncia.

Vigano afirmó que el Papa Francisco sabía por años sobre la conducta sexual indebida de McCarrick con seminaristas adultos pero no hizo nada al respecto.

La fuerte carta de respuesta de Ouellet, inusual entre los eclesiásticos, fue una refutación punto por punto de las declaraciones de Vigano.

Afirmó que Vigano, quien ha lanzado las acusados exclusivamente a través de medios católicos conservadores que son tradicionalmente antagónicos con el Papa, lo dejó “convencido de esta acusación monstruosa”.

Concluyo, por lo tanto, que sus acusaciones son un marco político carente de cualquier base real“, aseguró el canadiense Ouellet.

Además, instó a Vigano a “salir de su clandestinidad, arrepentirse de su revuelta y volver a tener los mejores sentimientos hacia el Santo Padre en vez de empeorar la hostilidad contra él”.

“Te digo francamente que acusar al papa de haber encubierto conscientemente a este presunto depredador sexual, y por lo tanto de ser cómplice de la corrupción en la Iglesia, al punto de considerarlo indigno de seguir con su reforma como primer pastor de la Iglesia, me resulta increíble e inverosímil”, afirma Ouellet.

Y continúa expresando su sorpresa ante su denuncia: “No llego a comprender cómo has podido dejarte convencer de esta acusación monstruosa que no se sostiene. Francisco no tuvo nada que ver con su promoción en Nueva York, Metuchen, Newark y Washington”.

Las declaraciones de Vigano, en conjunto con una reciente serie de crisis relacionadas a abusos sexuales en varios países, ha tenido desconcertada a la Iglesia Católica.

Fuente:www.infobae.com