El gobierno escolar sostiene a la educación sexual integral, como espacio de construcción colectiva de conocimiento y ejercicio de los derechos para fortalecer una sociedad democrática.

La Coordinación de Educación Sexual Integral (ESI), junto con la Dirección de Orientación y Apoyo Interdisciplinario a las Trayectorias Escolares (Doaite) reiteran y refuerzan el apoyo a las distintas instituciones educativas en el trabajo que realizan en educación sexual integral, en el marco de la Ley 26150.

Se sostiene también la transmisión de saberes socialmente relevantes y científicamente validados, entendiendo que el uso correcto del preservativo representa el modo más eficaz para la prevención de infecciones de transmisión sexual, entre ellas el VI,  y a su vez resulta también efectivo como método anticonceptivo.

Desde esta perspectiva, la educación sexual integral provee a las y a los estudiantes herramientas de cuidado para ejercer libremente su vida sexual. A su vez, desde el amparo de esta ley, defienden el principio de considerar a la sexualidad como una actividad ligada al placer y a la expresión de las subjetividades.

Desde el gobierno escolar se promueve una educación sexual en los distintos niveles y modalidades y en cada una de las instituciones, como espacio de construcción colectiva de conocimiento y de ejercicio de los derechos para el reforzamiento de una sociedad democrática, plural y basada en el respeto de la diversidad.