Tal como se acordó en la audiencia pública, enero llega con incrementos en materia de servicio eléctrico.

Se trata de una suba promedio de un 20 por ciento que está impregnada en las boletas de la luz que comienzan a llegar a los hogares mendocinos en los próximos días.

Vale recordar que el aumento fue autorizado a las empresas a partir de diciembre. No obstante, allí no termina la historia, considerando que a partir de febrero hay otro incremento que rondará el 15 por ciento.

Haciendo un poco de historia, no hay que viajar mucho en el tiempo para recordar que en noviembre pasado también subió un 12,5 por ciento en el ítem Valor Agregado, algo que ya había ocurrido en julio con un 9,8 por ciento.

Desde el Ejecutivo provincial dicen que los aumentos traen como beneficio grandes obras por parte de las distribuidoras. En ese punto aseguran que el servicio mejorará y que, gracias a la inversión en infraestructura, el servicio ya no tendrá problemas.