Los comercializaban a un precio vil y siempre a determinados grupos empresarios, uno vinculado a Báez. En varios allanamientos, encontraron 1,5 millón de dólares, 30 mil euros, casi una decena de lingotes de oro y varias joyas de alto valor.

Un organismo poco conocido y maniobras con millonarias ganancias en perjuicio del Estado. La sospecha está puesta en los exfuncionairos del Yacimiento Minero de Agua de Dionisio (YMAD), un organismo interestatal conformado por la Universidad de Tucumán, la provincia de Catamarca y el Poder Ejecutivo Nacional. Se dedica a la exploración, explotación y comercialización de los yacimientos de oro y plata en concesiones ubicadas en la provincia de Catamarca.

El YMAD vende lingotes de oro y siempre el volumen de venta fue muy bajo porque el proceso de refinado del oro es costoso y da pérdida. Por eso, siempre hubo un importante nivel de stock de los lingotes. La cantidad a comercializar dependía de la Dirección y Gerencia Financiera.

Una auditoría realizada en 2016 evidenció que pese a ser un negocio a pérdida, en los últimos años creció abruptamente el volumen de venta. En 2008 fueron apenas 12,5 kilos hasta llegar en 2012 a 1152 kilos y en 2015 unos 1155,25 kilos en lingotes de oro.

La auditoría reveló una falta de criterio en la producción y comercialización de lingotes, sumado a que el 80 por ciento de las ventas de oro de los últimos años se concentró siempre en las mismas empresas, un total de diez.

Se detectaron además irregularidades en las licitaciones. Falta de documentación respaldatoria de las empresas (muchas de las cuales no podían justificar por su condición económica la compra de lingotes), violación de confidencialidad en las ventas, y desfasajes entre las fechas de adjudicación y propuesta a las firmas.

Siempre los mismos. En la auditoría que realizó la firma Deloitte se analizó 142 expedientes de venta de oro por un total de 808.719.545 millones de pesos entre el 2014 y 2016, y surgió que siempre intervinieron las mismas empresas que están vinculadas entre sí.

Por parte de las empresas, muchas de ellas son cerealeras o ganaderas y nada tiene que ver con la comercialización de metales preciosos, y una gran cantidad carece de capacidad económica para justificar la compra de lingotes de oro. Una de ellas es Siembra y Comercialización de Granos SRL, la cual según trascendidos, estaría vinculada a los hijos del empresario detenido Lázaro Báez.

Otra gran cantidad de empresas son cuevas financieras o empresas fantasmas y que ahora fueron puestas bajo la mira por presunto lavado de dinero. Incluso hay informes de la Unidad de Información Financiera (UIF).

Otra de las irregularidades es el pago de sobreprecios a importadores de cianuro de sodio, por el cual sólo en 2015 se pagó en ese orden unos 2.127.203,07 millones de dólares. Siempre se le concedía la licitación a importar a las mismas empresas, muchas de las cuales no presentaban la documentación correspondiente. Las empresas importadoras fueron Logischem (se le pagó en dólares 562.392), Heat Sales S.A (cobró en esa moneda unos 503.829,43) y Volpor S.A (se llevó en dólares 1.300.456,60). Lo llamativo es que las tres tienen vinculaciones entre sí.

También se detectó que no había controles de calidad y seguridad sobre la forma en que se trasladaba la sustancia, que es peligrosa para la salud.

Acusados y allanamientos

Los investigados son Manuel Benítez, expresidente de YMAD, su contador y exasesor, Juan Iraizoz, la exgerenta financiera Irene Castro, el exencargado de ventas Leandro Posada, el extesorero Juan Etcheverry y el ex jefe de compras Santiago Alexis Sisto.

El juez federal Sebastián Ramos realizó distintos allanamientos en varias cajas de seguridad de distintos bancos así como en los domicilios particulares de los imputados. Encontró muchos billetes, joyas y lo que se presume oro.

El expresidente del YMAD, Benítez, tenía una caja de seguridad que comparte con su esposa Mónica Cecilia Touris con 101.450 dólares en el Banco Francés, y otras dos vacías en el Banco Nación.

El contador Iráizos, exasesor de Benítez, tenía dos cajas de seguridad en el Santander Río con 626.190 dólares y 2.400 euros. También otras dos cajas de seguridad en el Banco Francés con 1.650 dólares y otra vacía. La División Fraude Bancario de Policía Federal fue después del primer allanamiento y ya no encontró nada.

Irene Castro, la exgerenta financiera, tenía dos cajas de seguridad en el Banco Nación con 27.075 euros y 327.866 dólares; sumado a dos lingotes de oro de 250 gramos, otros cuatro de 50 gramos y uno de 100 gramos; también distintas joyas.

Al exencargado de Tesorería Echeverry se le encontró una caja de seguridad en el Banco Francés con 409.400 dólares. Increíblemente cuando se le allanó otra caja de seguridad en el Banco Galicia, sólo se le encontró un billete de un dólar, y se constató que había ido en dos ocasiones previamente. Se sospecha que se llevó el resto del contenido de las cajas junto antes del allanamiento.

Fuente: Todo Noticias

www.ciudadanosur.com.ar

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail