El tercer juicio por jurado popular de nuestra provincia llegó a su fin y sin dudas que dejará mucha tela para cortar.

Se trata del caso que tenía sentada en el banquillo de los acusados a Claudia Jaquelina Cortez (49) imputada de homicidio agravado.

La mujer, que llegó al debate acusada de asesinar de una puñalada a su esposo en una situación confusa ocurrida en la casa que ambos compartían en Godoy Cruz, fue declarada absuelta.

Esto sucedió luego de que el fiscal desistiera de mantener la acusación, cuando el jurado popular no pudo ponerse de acuerdo.

Es necesario recordar que para llegar a un veredicto, los 12 integrantes del jurado tienen que coincidir en el final. Esto significa que el fallo debe ser unánime, de lo contrario, si se estanca la deliberación, el representante del Ministerio Público Fiscal tiene la posibilidad de terminar con la acusación y en ese sentido el juez técnico declara absuelta a la persona, tal como ocurrió hoy.

El tercer juicio con esta modalidad  ventiló la muerte de Carlos Ernesto Pelayes (48) ocurrido en junio del año pasado. El masculino murió producto de una puñalada en el tórax, acción que fue reconocida por la imputada, pero bajo el argumento de “legítima defensa”.

En un primer momento se pensó que el hombre había muerto de un infarto, pero a los pocos minutos se comprobó que tenía una profunda herida de arma blanca. La confusión se hizo presente porque en la escena no había sangre. En ese sentido, los investigadores concluyeron que la mujer lavó el cuerpo y el piso luego del homicidio.

Cuando se comprobó que la muerte era violenta, Cortez reconoció ser la autora, pero sostuvo que lo hizo para defenderse de un ataque. Añadió en aquel momento que era víctima, desde hacía muchos años, de violencia de género.

Fuente: www.diariomendozasur.com

dialradio.tv