Nadie dijo que volver a salir a la conquista del espacio sería una iniciativa económica. Es por eso que el administrador de la agencia NASA insinuó recientemente que la agencia del gobierno de los EEUU estaría considerando financiar en parte sus misiones mediante el apoyo económico de patrocinadores corporativos.

“La pregunta es si esto es posible, la respuesta es que no lo sé” aseguró Jim Bridenstine, ante un comité de expertos del consejo consultivo de la NASA.

Las normas actuales impiden asociaciones de ese tipo pero todo podría cambiar si se tiene en cuenta que, a pesar de que la administración Trump hizo público su apoyo por nuevas misiones de exploración espacial, el presupuesto designado a la agencia permanecería congelado hasta 2023.

En la gran mayoría de los casos, los empleados federales no pueden promocionar proyectos y los propios documentos de la NASA adhieren a dicha política. “La regla es simple, no podemos usar nuestro cargo público para beneficio propio. Los empleados federales no deberían apoyar productos, actividades o servicios de entidades no federales por medio de sus puestos en el gobierno”.

En una entrevista otorgada al periódico The New York Times, Bridenstine dijo que su comité está abierto a explorar posibles excepciones que le permitirían a los astronautas de la NASA ser asociados a productos sin romper la ley vigente.

El representante de la NASA dijo que la llegada de compañías privadas como SpaceX y Boeing al mundo de la navegación espacial hará que sus propios astronautas tengan nuevas libertades de patrocinio, hasta hace poco impensadas.

Los casos recientes de patrocinio espacial hablan por si mismos. Entre 1968 y 1971 la desaparecida aerolínea Pan Am lanzó una línea de tarjetas coleccionables que celebraban la llegada del hombre a la Luna. En el año 2000, el logotipo de Pizza Hut fue colocado en un cohete ruso mientras que en 2001, el también extinto minorista de electrónica Radio Shack, realizó un comercial en el que participaron astronautas rusos de la EEI.

“Resulta irónico que Rusia esté a la delantera en lo que hace a sacarle provecho a las oportunidades comerciales en la Estación Espacial Internacional” aseguró Bridenstine al NYT.

El administrador de la NASA ve un futuro en el que tal vez los cohetes puedan ser nombrados por sponsors o tengan su fuselaje cubierto de patrocinadores al igual que un bólido de la Fórmula Uno o una camiseta de fútbol de la Liga Europa de la UEFA.

Los críticos a la iniciativa de Bridenstine señalan que una eventual decisión de la NASA de aceptar los patrocinios podría generar conflictos de interés y perjudicar la reputación de la agencia y de sus misiones.

Fuente:www.infobae.com