El Alto Comisionado para los Derechos Humanos exigió una investigación por las muertes, detenciones arbitrarias y torturas en el marco de las protestas masivas.

Las autoridades venezolanas podrían haber cometido gravísimos crímenes contra los derechos humanos y la humanidad al reprimir las protestas de la oposición, alertó hoy en Ginebra el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, en Ginebra.

En un discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Zeid exigió una investigación internacional de las muertes, detenciones arbitrarias y torturas en el marco de las protestas masivas que su oficina denunció el mes pasado en un informe sobre el país sudamericano.

Ese informe sugería que de las 124 muertes que investigaba la Fiscalía General venezolana entre abril y julio, 73 estarían vinculadas a las fuerzas de seguridad y colectivos favorables al presidente, Nicolás Maduro.

“Mi investigación sugiere la posibilidad de que se hayan cometido crímenes contra la humanidad que sólo podrían ser confirmados mediante la consecuente investigación criminal”, añadió.

El ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, presente en Ginebra, negó las acusaciones al considerar que el informe carece de fundamento y denunció que con ello se pretende minar la soberanía y estabilidad de su país. Al mismo tiempo exigió al Alto Comisionado el cese esas “agresiones” contra el país.

La violencia en las manifestaciones contra el Gobierno partió de los opositores, cercanos a Estados Unidos, alegó Arreaza. Con un bloqueo económico y una manipulación del precio del crudo se está intentando frenar el desarrollo de Venezuela, añadió.

Zeid dijo ante los diplomáticos que deberían pensar en la “necesidad de excluir del organismo a países implicados en las más atroces violaciones de derechos humanos”. Venezuela forma parte actualmente de los 47 miembros del Consejo de derechos Humanos de la ONU, que tiene su sede en la ciudad suiza. Los miembros son elegidos durante tres años.

La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, criticó la semana pasada la prevista comparecencia de Arreaza en el organismo, la cual consideró una “burla a la institución”.

Venezuela está inmersa en una grave crisis política desde que a finales de marzo Maduro intentara a través del Tribunal Supremo de Justicia restar y limitar funciones al Parlamento controlado por la oposición.

Le siguieron nuevas medidas que tuvieron su punto álgido con la elección el pasado 30 de julio de una polémica Asamblea Constituyente, dominada totalmente por el oficialismo y que por decreto reemplazó a la Asamblea Nacional, ésta controlada por la oposición. Las medidas del gobierno desataron una oleada de protestas en el país.

 

Fuente: www.clarin.com/mundo

www.ciudadanosur.com.ar