La Policía Metropolitana de Londres publicó por primera vez las imágenes del momento en que una azafata uruguaya y su novia fueron atacadas por un grupo de adolescentes en un autobús londinense luego de que se negaran a besarse para su entretenimiento.

La publicación se dio en el marco de la aparición de los acusados ante una corte inglesa, ante la cual aceptaron los cargos que se les imputaron. Dos de los tres acusados se declararon culpables de haber cometido un crimen de odio agravado. El otro, de haber manipulado un teléfono robado.

“Nadie debería ser victimizado por su sexualidad y espero que este resultado les permita tener algún tipo de cierre a las dos víctimas, y que logren dejar este hecho atrás”, expresó el líder de la investigación, el detective Darren Barlow, luego de que se conociera la declaración de los acusados.

El ataque tuvo lugar el pasado 30 de mayo, según la policía, cuando las dos mujeres -la azafata Uruguaya Melania Geymonat y su novia estadounidense Chris- tomaron el autobús hacia la zona londinense de Camden. Luego del episodio homofóbico, ambas fueron golpeadas varias veces antes de que los hombres les robaran el teléfono y el bolso, y salieran corriendo del vehículo.

Días después del episodio, ambas dieron detalles de lo sucedido en distintas entrevistas con la prensa. “Diría que, antes que nada, fue un ataque contra las mujeres. Y luego, contra las mujeres homosexuales”, expresó Melania en una entrevista con el canal británico Channel 4.

Lo primero que pasó esa noche es que ellos nos veían como objetos sexuales. Pensaban que estábamos ahí para entretenerlos a ellos. Eramos objetos para ellos”, agregó.

Por su parte, Chris explicó que la tensión fue subiendo hasta terminar en un ataque feroz. «Uno se quedó un par de filas atrás y nos arrojaba monedas. Inicialmente yo no les dije nada y Melania trató de desescalar la situación. Intentaba ser amigable, pero mantenerlo lejos».

La joven manifestó su indignación con un fenómeno que considera que va en aumento. “Me hace enojar que esto no sea algo nuevo. Se están cometiendo más crímenes de odio y nosotras solo somos una anécdota (…) Me gustaría que la gente pudiera sacar de esto que los derechos de muchas personas están en riesgo y que la seguridad básica de muchas personas esta en riesgo”.

No obstante, las autoridades involucradas en la investigación aseguraron que la red de transporte londinense “es, y sigue siendo, extremadamente segura y los eventos de esta naturaleza son poco comunes”.

Fuente: www.infobae.com