Los comedores escolares comenzaron a funcionar en nuestra provincia desde el pasado lunes 5 de marzo, es decir desde el primer día de clases, algo que no ocurría desde hace varios años. Es que tiempo atrás era común que los niños comenzaran a recibir la vianda a las semanas del inicio del ciclo lectivo.

La Dirección General de Escuelas que quedó garantizado el reparto de 45.565 raciones diarias a 537 escuelas (primarias, secundarias y especiales) con prestación de comedor, disposición que importa una inversión mensual de $25.516.400, y un total anual de $227.095.960.

Es importante destacar que, de acuerdo con los índices de sobrepeso observados, y al igual que durante 2017, el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, a través de la Dirección de Derecho a la Alimentación (DIDA), propone una dieta con menor cantidad de productos panificados y mayor cuantía de lácteos. Esto, con la salvedad de que se remplazará la leche líquida por yogur cuando se aseguren las condiciones de transporte y almacenamiento necesarias del proveedor y establecimiento educativo que cercioren la cadena de frío.

El Gobierno informó que algunas de las comidas que serán parte del menú para este 2018 se encuentran: arroz con pollo, tallarines a la boloñesa, milanesa de carne al horno en sándwich, tortilla de papas con ensalada cruda, hamburguesa con ensalada cocida o puré, pollo al horno con ensalada cruda, guiso de lentejas, milanesa de pollo al horno con ensalada cruda y carne a la olla.