Finalmente, el Gobierno de Mendoza cancelará una vieja deuda que tenía con los docentes provinciales relacionada con el “Ítem Zona”. Se trata de un adicional que debían cobrar aquellos maestros que trabajan en lugares inhóspitos y que desde hace años no percibían, o al menos no recibían el porcentaje adecuado.

El anuncio lo hizo el propio gobernador Alfredo Cornejo quien manifestó que “había que limpiar la relación del Estado provincial con el empleado público”, agregando rápidamente que  “salvo dos juicios, que han iniciado AMPROS y los funcionarios judiciales, sobre el tope salarial que impone la ley de sueldos, ya no quedan conflictos judiciales entre empleados públicos y el Estado”.

El Gobierno tomó la decisión de pagar la deuda que se mantenía con más de 16 mil docentes y que oscila aproximadamente en 700 millones de pesos.

En algunos casos, la deuda tiene más de 10 años, lo que derivó en una gran cantidad de reclamos administrativos y judiciales. Ante esa ausencia del Estado que venía sin dar respuesta a los requerimientos de los docentes, la actual gestión decidió darle una solución.

Es importante subrayar que de los 16 mil docentes la situación es dispar entre ellos. Por un lado, aproximadamente 9 mil están en proceso judicial. Una vez que la Justicia de conformidad a cada una de esas liquidaciones (se estima que dentro de un mes) se empezará a realizar el pago.

En tanto que los 7 mil restantes deberán ingresar a un sistema informático habilitado por la Dirección General de Escuelas (DGE) en donde cada docente deberá ingresar su CUIL para constatar su liquidación. Una vez corroborado el monto puede prestar conformidad imprimiendo el acuerdo de pago y firmándolo ante la presencia del directivo, por supuesto que desistiendo de reclamos judiciales posteriores. Pasado este trámite, se juntarán lotes de conformidades para ir sacando pagos por suplementaria.