Desde que Jorge Sampaoli dio la lista de los 23 convocados para el Mundial de Rusia , las malas noticias se encadenan día a día. Todo comenzó con la lesión de Sergio “Chiquito” Romero y se extiende hasta estas horas, con la novedad de la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha de Manuel Lanzini , una pieza que podría haber sido clave para que Lionel Messi no esté aislado en la ofensiva y a quien el entrenador le tenía un lugar entre los titulares para el debut ante Islandia, el sábado 16 del actual.

Los momentos más críticos: 

  • 22 de mayo – La lesión de Romero. El lunes 21 de mayo Sampaoli entregó la lista de los 23 convocados para el Mundial. Una de las grandes dudas era si elegiría a Franco Armani por sobre Nahuel Guzmán como uno de los tres arqueros. Finalmente, optó por el guardavallas de River. Pero el sacudón fuerte llegó un día después, cuando se dio a conocer una lesión en la rodilla derecha de Romero y, con mucha celeridad, esa misma tarde se determinó que fuera desafectado. del plantel. Por esa razón, Guzmán terminó ocupando su lugar.
  • 5 de junio – El encuentro fallido entre el papa Francisco y la selección. Primero, el vocero del Papa anunció que Messi y compañía visitarían el Vaticano. Dos horas después, debió desmentirlo. La visita era algo que Sampaoli quería evitar porque no lo consideraba conveniente en el medio de la concentración en Barcelona. Hubo desinteligencias en la comunicación. LA NACION ya había anticipado que la idea de Sampaoli era no viajar desde Barcelona hasta Roma y un día antes el propio Claudio Tapia, presidente de la AFA, se lo reconfirmó al enviado especial de LA NACION en Barcelona. Lo cierto fue que la no concurrencia terminó generando un conflicto totalmente evitable. Como estaba previsto, el plantel no viajó.
  • 6 de junio – Israel vs. Argentina, el partido de la discordia. El encuentro entre ambos seleccionados abrió otro foco de conflicto para Sampaoli. Por un tema de calendario, nunca fue del gusto del entrenador disputar ese partido. Además, se sumó el hecho de que a 30 kilómetros de donde se disputaría el encuentro se viven fuertes momentos de tensión entre el estado israelí y los palestinos. La seguridad también preocupaba. Como si fuera poco, en Barcelona le hicieron un escrache a los jugadores de la selección en la puerta del campo de entrenamiento de Barcelona porque se los acusaba de formar parte de la propaganda del gobierno israelí frente a la represión que ejercían sobre los palestinos. Conclusión: los jugadores decidieron no jugarlo y el “Chiqui” Tapia debió salir al cruce advirtiendo que lo hacían “por la paz mundial”. Y explotaron los memes al respecto. Hasta el primer isaelí Benjamín Netanyahu le solicitó al presidente de Mauricio Macri que interceda para que se llevara a cabo el encuentro. Se convirtió casi en un tema entre cancillerías. Mientras, siguen las repercusiones y la batalla legal con la empresa organizadora del partido (Grupo Comtec, que también maneja comercialmente el Giro de Italia)
  • 8 de junio – Lanzini, afuera. Por último, este viernes se conoció la rotura de ligamentos que padeció Manu Lanzini en el entrenamiento matutino con la selección en Barcelona. Un impacto psicológico para el entrenador y los compañeros, justo el día previo al viaje a Rusia.

Pasaron sólo 19 días desde que el director técnico dio la lista y hubo de todo: lesiones y situaciones que alteraron la rutina diaria del trabajo en Barcelona. La Argentina debuta en Moscú el 16 de junio frente a Islandia, a las 10 de nuestro país. Sampaoli implora para no que no aparezcan más piedras en el camino al Mundial.

Fuente: www.lanacion.com