Brasil al fin logró un fuerte golpe en el básquetbol mundial, al vencer a la poderosa Grecia de Giannis Antetokounmpo por 79-78, en un partido que ofreció un infartante final por el Grupo F del Mundial de China.

Kostas Slouzas tuvo en sus manos tres lanzamientos libres para igualar el encuentro a 2 segundos de la chicharra, pero justo erró el último para desatar del festejo de los brasileños.

Con esta victoria en Nanjing, Brasil le puso más presión a Argentina, que este miércoles, desde las 9.30, definirá el Grupo B en el partido contra Rusia, en Wuhan.

¿Por qué la presión? Porque el verdadero objetivo para los equipos americanos en este Mundial es lograr una de las dos plazas reservadas para los seleccionados del continente de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Es que si se da la lógica, Estados Unidos lograría la otra.

Así como Argentina ganó sus dos partidos del grupo, lo mismo hizo Brasil, que ya había derrotado a Nueva Zelanda. Pero si a los de Sergio Hernández le queda Rusia, a los brasileños les quedará Montenegro, ya eliminado.

La importancia de quedar primero en el grupo es notoria, porque los dos mejores de cada zona arrastran los puntos hacia la segunda fase, donde se unirán entre las zonas contiguas para formar 4 zonas de 4.

En esa instancia, Argentina y Rusia, por caso, se medirán contra Polonia y el vencedor de China-Venezuela. Mientras que Brasil, ya clasificado, jugará en la segunda ronda contra Estados Unidos y el ganador de República Checa-Turquía.

De cada una de esas zonas saldrán dos equipos para los cuartos de final, en el camino hacia las plazas olímpicas y hacia el título.

 

Fuente: www.clarín.com