Virginia Giuffre, la mujer que puso en jaque al príncipe Andrew del Reino Unido, informó que fue advertida por el FBI respecto a que su vida corría peligro y que había “amenazas de muerte creíbles” contra su vida. La mujer, de 36 años, acusó al heredero de la corona británica de ser parte de la red de pedofilia y trata de personas que conformó el financista multimillonario Jeffrey Epstein.

En su perfil de TwitterGiuffre contó lo sucedido en las últimas horas y aclaró que cualquier cosa que le pasara no sería por una decisión propia. “No soy suicida”, dijo. «En respuesta a la abrumadora cantidad de apoyo que he recibido, quiero agradecer enormemente a todos los que están a mi lado luchando para que nuestros hijos tengan un futuro más seguro. Me han informado del FBI que ha habido una amenaza de muerte creíble contra mí”, comenzó su descargo la víctima.

Lo estoy haciendo público sabiendo que de ninguna manera o forma soy suicida. Se lo he hecho saber a mi terapeuta y a mi médico de cabecera, si algo me sucede, por el bien de mi familia, no dejes que esto desaparezca y ayúdame a protegerlos. Demasiadas personas malvadas quieren verme silenciada”, concluyó.

En su primera entrevista televisiva, Giuffre confirmó que fue usada en la red de tráfico sexual de Epstein y forzada a tener sexo con sus poderosos amigos, incluido el Príncipe, cuando tenía 17 años. El hijo de la reina Isabel II ha negado categóricamente la severa acusación y asegura que no la conoce.

En un programa emitido por la BBCGiuffre dio detalles de un viaje a Londres en 2001 y explicó que Epstein la llevó para reunirse con el príncipe. “Él sabe lo que pasó. Yo sé lo que pasó, y solo uno de nosotros dice la verdad y sé que soy yo”, dijo al programa Panorama en extractos difundidos por el citado medio.

Imploro a la gente del Reino Unido que se ponga de mi lado, que me ayude a pelear esta batalla, que no acepte que esto está bien. Esta no es una historia sexual sórdida. Esta es una historia de trata de personas. Esta es una historia de abuso y esta es una historia de los muchachos de la realeza”, declaró Giuffre. En 2015, ante una corte de Florida, EEUU, acusó al duque de York de abusar de ella en tres oportunidades.

El financista estadounidense se quitó la vida en una cárcel de la ciudad de Nueva York en agosto mientras esperaba afrontar un juicio por cargos federales de tráfico sexual. Ante las cámaras, la mujer relató que Epstein y su entonces novia, Ghislaine Maxwell, la llevaron al club nocturno Tramp y la presentaron el príncipe. “Entramos en la sección VIP. Obviamente no había que esperar en las filas, estabas con un príncipe. Andrés me preguntó qué quería beber«, relató la mujer. Y continuó: «Luego me pidió que bailara. Es el bailarín más horrible que he visto en mi vida (…) Estaba sudando sobre mí, como si su sudor estuviera lloviendo básicamente en todas partes. Me asustó mucho, pero sabía que tenía que mantenerlo feliz porque eso es lo que Jeffrey y Ghislaine esperaban de mí «.

Giuffre afirma que Maxwell luego le dio instrucciones para que tuviera sexo con el monarca tras la salida del club. “En el auto, Ghislaine me dice que tengo que hacer por Andrés lo que hago por Jeffrey, y eso me enfermó”. Más tarde esa noche, tuvo relaciones sexuales con Andrés en una habitación de la casa de Maxwell ubicada en el barrio Belgravia, en Londres.

Fuente: www.infobae.com