“La casa está cerrada desde hace tres años y queremos reabrirla para ser un espacio destinado a los artistas que no tienen otro lugar. Buscamos que sea un lugar de divulgación cultural, de la presentación social en música, obras de arte o en literatura”, expresó Leopoldo.

Mencionó que para que ello suceda necesitan realizar una serie de remodelaciones como ser pintura y albañilería. A la vez deben reparar la vereda.

“La casa tiene que ser motivo de orgullo. No hay ni en Mendoza Capital las obras de arte y la historia que contiene”, aseveró.

Y para cerrar expresó que él tomó la posta en el 2001, cuando la situación del país era complicada. A pesar de ello pudo seguir adelante y hoy “sería triste perder la casa definitivamente”.

Fuente: www.diariomendozasur.com

dialradio.tv