“Ojalá que a tus hijos los atropellen”, fueron las impactantes palabras que llegaron a oídos de Julieta Silva cuando levantó el teléfono de su casa donde está cumpliendo prisión domiciliaria.

Poco antes de las 22:00 hs de ayer ingresó un llamado a la línea fija y del otro lado una voz femenina lanzó una batería de insultos a la joven comerciante con amenazas hacia ella y también a sus hijos.

Fue el padre de la joven quien concurrió a la comisaría 32° a realizar la denuncia correspondiente, donde dijo que tiene miedo por Julieta y por los niños.

El subcomisario Fernando Ludueña, a cargo de la dependencia policial, señaló a nuestro medio que como “medida preventiva se dispuso hacer rondas por la casa”. Esto significa que cada tanto tiempo pasa una movilidad policial por la puerta de la vivienda.

“Hacemos ese patrullaje hasta tanto el magistrado interviniente decida si coloca allí un puesto fijo de vigilancia”, aclaró el uniformado.

Silvio Barroso