Un avión tuvo problemas en el despegue y perdió una carga de más de tres toneladas de piedras preciosas en el aeropuerto de Yakutsk, Rusia.

Una lluvia de oro, diamantes y otras piedras preciosas cayó del cielo de Yakutsk en Rusia. No se trató de un acto de generosidad de la naturaleza sino de un avión que tuvo un problema al despegue y perdió su carga de más de tres toneladas, valoradas en 330 millones de euros, en la pista del aeropuerto.

El jueves, el aparato, un An-12 de la compañía Nimbus, estaba carreteando para el despegue en una pista del aeropuerto de Yakutsk rumbo a Krasnoyarsk, cuando una escotilla del avión se desprendió y una parte de la carga cayó a tierra, comunicó el Comité de Investigación.

La parte que se perdió en el despegue fue recuperada y nadie resultó herido. «Hasta ahora encontramos 172 lingotes de un peso total de unas 3,4 toneladas» para una carga total que supera las 9 toneladas, indicó la sección local del ministerio de Interior citada por la agencia pública TASS.

Según las autoridades locales el accidente habría ocurrido por el mal amarre de la carga en el interior del avión. El cargamento pertenece a una compañía minera rusa.

 

Fuente: www.lanacion.com.ar/el-mundo

www.ciudadanosur.com.ar